Martes, 24 de enero de 2017

| 2007/09/08

Drama en La Picota

Un portazo accidental dañó la más reciente visita familiar que recibieron los congresistas acusados de para-política recluidos en la penitenciaría La Picota. La víctima fue el senador Luis Eduardo Vives, a quien la puerta le presionó tan fuerte la mano que le cortó un pedazo de la falange del dedo corazón. Mientras él gritaba adolorido y la sangre manaba a borbotones, llegaron corriendo sus compañeros Dieb Maloof, Álvaro Araújo y Alfonso Campo, quienes procedieron a recoger la parte cercenada y ponerla en hielo mientras buscaban ayuda. Como Maloof es médico, trató de auxiliarlo, pero sin gasa ni ningún utensilio no pudo hacer mucho. Finalmente Vives fue llevado a la Clínica del Country donde le dictaminaron que su casi centímetro de falange no podría ser reimplantado.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...