Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1986/02/17

EJEMPLO A SEGUIR

El convenio de reactivación y recapitulación de Seguros Tequendama que se firmó esta semana en la Superintendencia Bancaria puede convertirse en un precedente para los demás arreglos que se ven venir en el sector financiero. La fórmula, que nunca se había utilizado en entidades financieras, consistió en una especie de "borrón y cuenta nueva" en la que los accionistas anteriores (principalmente Kassin y los grupos Lansberg, Velutini y Cavendes de Venezuela) decidieron ceder sus acciones a un precio nominal de un centavo y renunciar a sus derechos sobre la empresa, y los acreedores entraron como nuevos accionistas en proporción igual a la deuda que tenia la aseguradora con cada uno de ellos. Para compensar proporciones, algunos aportaron directamente capital y un 20% que sobraba quedó en manos de los trabajadores a través del fondo de empleados.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...