Lunes, 23 de enero de 2017

| 1990/11/26

JAPONES MILLONARIO

Durante la reciente exposición de esculturas de Fernando Botero en la galería Marlborough de Nueva York sucedió algo realmente insólito. Un japonés de baja estatura que pasó inadvertido al llegar, causó conmoción cuando llamó al encargado de la muestra y dijo que quería comprar todo lo que estaba expuesto. Cuando se le explicó que eso era imposible porque ya parte de las piezas se habían vendido, el japonés se quedó con 16 esculturas que aún no se habían colocado y pidió que se le enviaran a la casa. Ante semejante compra, el japonés le fue presentado al maestro colombiano con quien simpatizó y salió a comer una noche. Durante la velada, el primero le contó a Botero que era uno de los hombres más ricos de su país y que entre sus inversiones se encontraban una cadena hotelera con un total de 3.600 habitaciones en establecimientos de cinco estrellas, incluyendo el hotel Pierre de Nueva York. El japonés sostuvo que era un coleccionista de Ferraris y Porsches y que tenía cerca de 200 de estos vehículos. Afirmó que había comprado recientemente un Ferrari modelo 1946 por el cual había pagado el precio récord de 11 millones de dólares. Así mismo, como buen nuevo rico, dijo que se ganaba 2.5 millones de dólares diarios.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...