Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1991/04/08

LA PIPA DE LA PAZ

Una semana antes de entregar las armas y sellar la paz definitiva con el Gobierno, Bernardo Gutiérrez, comandante del EPL, fue invitado por Fidel Castaño, jefe de los grupos de autodefensa de Córdoba, a una de sus fincas con el propósito de buscar un acuerdo de paz entre los dos bandos que estuvieron enfrentados durante muchos años. Durante la reunión, Castaño le ofreció a Gutiérrez darle tierras para aquellos militantes del EPL que no quisieran reincorporarse a la vida urbana. Gutiérrez agradeció el gesto y manifestó que iba a estudiar la propuesta y ofrecer la alternativa para quienes quisieran acogerla.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...