Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2004/01/04

Libertad incondicional

Muchos se preguntan cómo Fernando Botero, a pesar de haber sido condenado a 30 meses de prisión, no ha sido detenido y pudo pasar libremente sus vacaciones en Cartagena. La explicación es la siguiente: como Botero había sido exonerado por un juez, pero fue condenado en segunda instancia por el Tribunal Superior de Bogotá, instauró un proceso de casación ante la Corte Suprema de Justicia, que tiene la última palabra. Hasta que ese proceso no haya terminado y la Corte confirme la condena no puede ser detenido. El tiempo promedio de una casación en Colombia hoy en día es de casi cuatro años. Sin embargo los magistrados adelantan los procesos cuando existe la posibilidad de que estos prescriban. En todo caso hasta que no se resuelva la casación el ex ministro no tiene ninguna restricción a su libertad ni en Colombia ni en el exterior.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...