Martes, 24 de enero de 2017

| 2004/08/29

Los desacuerdos de paz

Las relaciones entre el gobierno y la Iglesia no pasan por su mejor momento. La actitud de Palacio de nombrar como nuevo facilitador para el acuerdo humanitario con las Farc al embajador de Suiza fue interpretada por la Iglesia como una descalificación al trabajo que venía haciendo la Comisión de Conciliación presidida por el cardenal Pedro Rubiano. La semana pasada nadie se percató de una reunión entre el arzobispo y el comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo. Rubiano le manifestó su molestia por el incumplimiento de los pactos de confidencialidad a los que se habían comprometido y le dijo que las actuaciones de la comisión no dependían de la voluntad del gobierno y que su grupo de trabajo continuará avanzando en sus contactos con las Farc con el aval oficial o sin él.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...