| 1994/03/21

MODESTIA

Cuando el fiscal general de la Nación, Gustavo de Greiff, llegó el viernes pasado a Buga (Valle) para inaugurar la sede del Centro Piloto de Criminología, se llevó un serio disgusto. Los organizadores del evento habían resuelto bautizar las instalaciones con el nombre de De Greiff, a lo cual el Fiscal se opuso rotundamente. Al regresar a Bogotá ordenó que quitaran la placa que tenía su nombre y que, de su propio bolsillo, se financiara uná nueva en homenaje a uno de los muchos mártires que ha tenido la justicia.


Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...