Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/02/02

Por despistado

El martes pasado, mientras manejaba por una autopista para llegar a una reunión en el periódico de Palm Beach en Florida, una patrulla de Policía le dio a Francisco Santos la orden de orillarse. El policía se acercó, le dijo que había sobrepasado el límite de velocidad, y le pidió el pase. El ‘vice’ se metió la mano al bolsillo y no encontró la billetera, la cual apareció después en la casa donde se alojaba. Pacho le explicó al oficial que acababa de llegar y que había perdido los papeles. Y como no tenía cómo identificarse, le dio miedo hacer el ridículo diciendo que era el vicepresidente de Colombia. El policía le contestó: “Le creo. Váyase. Usted tiene cara de buena gente”. Y lo dejó ir.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...