Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1999/01/04

POR SI ACASO

En la muerte del narcotraficante Orlando Henao en el pabellón de alta seguridad de La Modelo a manos de José Manuel Herrera, el hermano paralítico de Pacho Herrera, hay detalles insólitos. Resulta que cinco horas después del homicidio, cuando un fiscal daba por terminadas las diligencias de levantamiento del cadáver, José Manuel se acercó al investigador y le confesó haber sido el autor del asesinato. Inmediatamente sacó de su ropa interior una pistola 9 mm que no había sido disparada y le explicó que pensaba usarla en caso de que la calibre 38, que efectivamente utilizó, hubiera fallado. Las armas ingresaron al penal ocultas dentro de la caja del motor de su silla de ruedas eléctrica, la cual había sido reparada recientemente. Como consecuencia se le prohibió usar la silla de ruedas en la cárcel.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...