Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2003/09/22

Pretensión radical

Una de las pretensiones de la familia Gilinski en su pleito con el Sindicato Antioqueño es recuperar la propiedad del Banco de Colombia. Los abogados de la familia argumentan que cuando se autorizó la fusión del Banco de Colombia con el BIC la Superintendencia Bancaria exigió una capitalización de más de 100 millones de dólares por parte del Sindicato. Argumentan que por no haberse cumplido este requisito la transacción podría ser considerada nula y, por lo tanto, reversarse. De llevarse a cabo sería un negociazo porque los Gilinski recibieron 415 millones de dólares por el banco y estarían dispuestos a devolver este dinero pues el costo actual de la entidad financiera supera los 1.000 millones de dólares. Sin embargo es poco probable que todo esto suceda pues los puntos de controversia son objeto de interpretaciones jurídicas diferentes y deshacer una fusión de dos bancos de esa importancia es casi imposible y tendría implicaciones enormes. Esta pretensión es tan radical que ni siquiera quedó incluida en el temario que estudiará el tribunal de arbitramento acordado entre las dos partes.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...