Lunes, 16 de enero de 2017

| 2007/08/18

Regreso a casa

Piedad Córdoba está muy feliz, y no necesariamente porque la nombraron negociadora del intercambio humanitario. Resulta que su hija Natalia, quien estaba desaparecida desde hace tres años, volvió a casa. La joven, quien nunca se comunicó con su madre durante este período, se había vinculado a un extraño culto religioso que la llevó a lugares como México, a la frontera con Estados Unidos, Venezuela y finalmente a Cúcuta, donde apareció hace cerca de un mes. Estaba en tan malas condiciones de salud por la desnutrición, que tuvo que pasar varias semanas hospitalizada. En la actualidad está en franca recuperación. A Piedad le volvió el alma al cuerpo por estar nuevamente con su hija y las dos se están ajustando a las circunstancias del reencuentro.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...