08 diciembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Retiro espiritual

En los días inmediatamente anteriores a su reelección el procurador Alejandro Ordóñez quiso encomendarse a Dios y hacer una evaluación de cuáles son las prioridades del país para combatir la corrupción del sector público. Una buena amiga de Popayán que vive en Bogotá le ofreció su modesto pero acogedor rancho en Guasca. Allá pasó tres días sin contacto con nadie diferente al personal de servicio, el cual decidió darle una serenata de carrangueros mientras Ordóñez, de boina y ruana, acompañaba con las maracas. Al final de los tres días el procurador salió no solo con nuevas energías, sino feliz con la noticia de que va a ser abuelo por primera vez.
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad