Viernes, 24 de octubre de 2014

| 1991/04/29

SOLO EL PORTERO

A raíz de la emergencia sanitaria que se presentó en el Caquetá por los serios brotes de paludismo en la zona del Caguán, el gobernador intentó infructuosamente comunicarse con el ministro de Salud, Camilo González. También trató de hablar con el viceministro y luego con el secretario general, pero sin resultado alguno. Al parecer, todos los altos funcionarios de ese despacho se tomaron las vacaciones de Semana Santa y en las oficinas no había ninguna persona que pudiera responder por unas drogas que se había solicitado de tiempo atrás y que debían haber sido despachadas hace ya varios días, para prevenir el brote de paludismo que siempre se presenta por esta época.

Volver a Confidenciales
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×