Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2006/04/01

Sólo por lavado

Finalmente se supo la verdad sobre la historia jurídica de la familia Rodríguez Orejuela. Para obtener rebajas de sus condenas, dos ex empleados de ellos, detenidos en prisiones norteamericanas, acusaron a Gilberto y a Miguel de manejar el negocio del narcotráfico cuando estaban en la cárcel de Palmira. El gobierno de Estados Unidos, por su parte, los acusa de lavado de dólares. Los antiguos jefes del cartel de Cali se declararon inocentes del primer cargo y no pierden las esperanzas de ganar ese pleito. William, el hijo de Miguel que va a testificar contra ellos, sólo lo hará en el caso de lavado de dólares, para lo cual es un testigo clave, pues él manejaba la parte financiera de las empresas. Por lo tanto, su testimonio sería menos jugoso de lo que muchos esperaban.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...