Jueves, 23 de febrero de 2017

| 2008/02/02

También estaba

Le apareció un cuarto testigo a la famosa conversación telefónica entre el Presidente de la República y el Presidente de la Corte Suprema que terminó en una denuncia ante la Comisión de Acusación. Como se sabe, el meollo del asunto es establecer si el primero se quejó o no del tratamiento que la Corte le dio a su primo Mario Uribe en el tema de la para-política. Uribe había dicho que tenía testigos presentes en el recinto donde se encontraba en el momento de la llamada. Se trataba de la embajadora en Washington, Carolina Barco; de su secretaria privada, Alicia Arango, y de la embajadora ante la ONU Claudia Blum. Ahora, el abogado del jefe de Estado, Jaime Lombana, acaba de revelar que también estaba Gabriela Febres Cordero, la esposa del presidente del BID, Luis Alberto Moreno.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...