Jueves, 23 de octubre de 2014

| 1992/08/31

UN CORDON GRUESO

Dentro de los detalles que rodearon el operativo militar que se montó alrededor de la cárcel de Envigado hace dos semanas hay uno que sorprendió particularmente a los funcionarios que le hicieron el seguimiento a lo que sucedió esa noche. En el momento de la fuga de Pablo Escobar había un cordón militar quel parecía infranqueable, puesto que estaba apostado un soldado cada seis metros. La medida, sin embargo, no fue suficiente para evitar la fuga del jefe del cartel de Medellín.

Volver a Confidenciales
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×