| 2000/05/22

Vajilla Botero

Hace unos días el pintor Fernando Botero estaba comiendo en el restaurante Carpaccio, ubicado en el centro comercial Bal Harbor, de Miami. Uno de los meseros que lo estaba atendiendo lo reconoció y le pidió que le firmara un plato. Botero accedió a la insólita petición que, además, fue repetida por otras 20 personas que no quisieron desaprovechar la oportunidad de llevarse el autógrafo del maestro así tuvieran que descompletar la vajilla del restaurante.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...