Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/15/2017 12:00:00 AM

El Ministerio de Ambiente encabeza la descontaminación del Atrato. ¿En qué va su labor?

Así trabaja el Ministerio de Ambiente para garantizar la vida en el río.

El río Atrato se está muriendo. Son muchos los males que lo aquejan, pero el más evidente, y a partir del cual se desliga el resto, es la contaminación ambiental que están sufriendo el afluente y la cuenca. Como el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible es el principal ejecutor de acciones medioambientales en el país, la Corte Constitucional, a través de la sentencia T-622 de 2016, le designó ciertas tareas que conduzcan a devolverle la vida al afluente más importante del Chocó.

Guardián del río

La primera de ellas tiene que ver con la orden número cuatro, que determina la creación de los ‘Guardianes del Atrato’ que deberán velar por la protección del río. El ente judicial puso esa tarea en cabeza del gobierno nacional para que designara una institución que tomara la batuta sobre las acciones que necesita el río.

Siguiendo la sugerencia de la corte, el presidente de la República designó al Ministerio de Ambiente como el representante legal de los derechos del río. Esta entidad, de la mano de las comunidades étnicas que habitan en la cuenca, asumió el título de guardián de este afluente.

La persona que actualmente está a la cabeza de esta representación gubernamental es Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente. Pero en los casos en que él no pueda presentarse, el delegado es Norman Moreno, coordinador gerente del cumplimiento de la sentencia. Ambos nacidos en el Chocó.

Como son los habitantes del territorio quienes conocen de primera mano los problemas que afectan al río, la comisión de Guardianes del Atrato se reúne para que los líderes de los consejos comunitarios le transmitan esos problemas al delegado del gobierno. Este, a su vez, debe concentrar esas preocupaciones y dirigirlas hacia las demás instituciones señaladas por la corte para que se tomen las debidas acciones que permitan atender de manera integral la recuperación del Atrato.

Descontaminar el afluente

La Corte Constitucional puso una tarea más a nombre del Ministerio de Ambiente: la descontaminación del Atrato. Para ello, el ministerio debe adelantar un plan que le permita “recuperar sus ecosistemas y evitar daños adicionales al ambiente en la región”, de acuerdo con la sentencia.

El plazo para ello es de un año; hasta ahora han transcurrido seis meses. En este semestre la institución ha estado trabajando en la realización de un diagnóstico de los problemas ambientales del Chocó. Y para hacerlo se ha apoyado en el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico (IIAP), Codechocó y Corpourabá.

En el tiempo restante planea comenzar la articulación con las gobernaciones de Antioquia y Chocó, porque si bien el ministerio es el delegado para los asuntos ambientales, son los entes territoriales los que tienen la labor de ejecutar las acciones determinadas. El 5 de junio del próximo año ya deben comenzar a efectuarse los primeros pasos.

Acciones conjuntas

Así como el Ministerio de Ambiente tiene una tarea concreta frente al Atrato, otras carteras también deben cumplir su parte. La sentencia, por ejemplo, habla de neutralizar y erradicar las actividades de minería ilegal que se realicen en el Chocó, en cabeza del Ministerio de Defensa y de “recuperar las formas tradicionales de subsistencia y alimentación” por parte del Ministerio de Agricultura. Realizar estudios toxicológicos y epidemiológicos del río, sus afluentes y las comunidades, liderados por el Ministerio de Salud. Y asegurar los recursos económicos que permitan la sostenibilidad y progresividad de todas las medidas, le corresponde al Ministerio de Hacienda.

Para garantizar que cada una de estas instituciones cumpla con lo que se le designó, el ministro de Ambiente propuso la creación de cinco comités técnicos –uno por cada orden de acción gubernamental–.

Cada comité cuenta con un equipo técnico, conformado por las otras entidades señaladas en la sentencia, y un equipo asesor invitado a discreción de cada ministerio. Es ante estos comités que el Ministerio de Ambiente presenta los acuerdos a los que llegó con la Comisión de Guardianes. Así, todas las acciones se encaminan hacia un mismo fin: salvar al Atrato.

El papel que cumple el Ministerio de Ambiente en toda la sentencia es fundamental. El río requiere de acciones eficientes para su recuperación y esta cartera es el centro de un gran engranaje que debe andar al mismo ritmo. Todo este proceso es muy complejo y toma su tiempo, pero de acuerdo con Norman Moreno “vamos por buen camino”. El río y las comunidades esperan que así sea.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?