Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/11/2017 12:00:00 AM

Escasa y valiosa: así llega el agua a La Guajira

El manejo de los recursos hídricos, vital en regiones semidesérticas, es una prioridad para las grandes mineras.

Orroco es una comunidad wayúu ubicada en Maicao. Cada cierto tiempo, el viento trae consigo más arena al caserío. La escasez de agua ha sido una constante que empeoró con la sequía que azotó a Colombia hace unos años. La crisis se agravó cuando el molino que extraía el agua subterránea se dañó, lo que dejó sin líquido a ocho comunidades y afectó a los 300 estudiantes de la escuela local, que tuvieron que abandonar sus clases. Había que caminar cinco kilómetros para conseguir solo un galón de agua, en algunos casos cruzando la carretera y el ferrocarril. Ante el silencio de las autoridades, Gloria y Aleida Tiller, lideresas de la comunidad, se pusieron en la tarea de obtener recursos para reparar el molino.

En este proceso, y en alianza con el Sistema de Fundaciones Cerrejón, se crearon los Comités del Agua, que consisten en fomentar la unión de los habitantes de esta comunidad alrededor del cuidado y la sostenibilidad de las fuentes hídricas de La Guajira: los jagüeyes (lagunas temporales producidas por condiciones climáticas), las cuencas hídricas (especialmente de cinco arroyos y la protección de sus rondas), los sistemas de captación de aguas lluvias y los pozos subterráneos (que, aunque pueden tener una salinidad muy alta, son la principal fuente de agua de esta región semidesértica).

Por otra parte, en la operación minera se controla el consumo de agua. El 93 por ciento de esta agua procede de los mantos de carbón y de la escorrentía de las lluvias, que caen dentro del área minera. Esta agua no es apta para humanos ni animales ni para el riego de los cultivos por su contenido de sales disueltas, y se usa para controlar el polvo que genera el acarreo de los camiones mineros. Apenas 7 por ciento del agua proviene del río Ranchería y es para el consumo de empleados, contratistas y para distribuir a las comunidades vecinas. Adicionalmente, el 96 por ciento del agua empleada en Puerto Bolívar (puerto de exportación de Cerrejón) viene del mar, tratada en una planta desalinizadora.

En el caso puntual de Orroco, esta gestión se enfocó en la rehabilitación del molino por medio de un trabajo grupal, con distintos roles y capacitación a la comunidad para que, en el futuro, sean ellos quienes se encarguen del cuidado de las herramientas. La experiencia se ha replicado en otras comunidades indígenas vecinas a la empresa y ha incluido también capacitaciones en temas de gestión de recursos públicos y en veeduría ciudadana, con el objetivo de promover su autonomía en diferentes procesos. “Lo que viene es la construcción de una huerta y la implementación de paneles solares que nos ayuden a extender lo que hemos conseguido”, afirma Aleida Tiller.

A menos de media hora de Orroco se encuentra la comunidad de Zona Vereda, municipio de Uribia, donde el ingeniero Nolan Brito, del Sistema de Fundaciones Cerrejón, ha trabajado de la mano con los wayúu generando soluciones sostenibles para el acceso al agua. Lo primero fue la construcción de un pozo de 120 metros de profundidad que, usando paneles solares para el bombeo, provee alrededor de 15.000 litros de agua cada día, combinando un sistema automático de boyas para la extracción eficiente del líquido.Esta solución también beneficia a la comunidad de Amuyuwou, en el municipio de Manaure.

Hoy, al menos 1.000 personas de las comunidades de Orroco, Zona Vereda y Amuyuwou pueden contar con agua de forma ininterrumpida y han aprendido a hacer un uso eficiente de ella. Junto con esto, se han desarrollado proyectos de saneamiento, por ejemplo se han instalado sistemas de reúso de aguas grises y de productividad para que el acceso no se reduzca a la instalación de una sola tecnología.

Agua y alimentos

Más cerca de la mina de Cerrejón se encuentra el Resguardo Indígena 4 de Noviembre, municipio de Albania. Jorge Segundo Uriana, líder de la comunidad Cerrejón 1 que hace parte del Resguardo, destaca la experiencia de la comunidad con el Programa de Manejo Integrado de Cuencas del arroyo Pupurema. Dentro de este, se comtempló la creación de patios productivos en donde la comunidad cultiva de manera orgánica yuca, guineo, naranja, limón, ahuyama, patilla, melón, tomate, fríjol, cilantro, maracuyá y otros alimentos que satisfacen la mitad de la alimentación de 15 familias. El resto lo cubren con sus propios chivos y algunos productos que compran en mercados aledaños, como arroz y aceite. Antes de la implementación de estos proyectos, compraban 70 por ciento de los alimentos que consumían.

"Con mayores técnicas podríamos hablar de comercio. Por el momento somos autosostenibles", afirma Néstor Vanegas Ipuana, representante legal del Resguardo Indígena y confiesa que antes de la intervención del Sistema de Fundaciones Cerrejón, las prácticas no eran las más óptimas: "Lo que hacíamos era malo para el ambiente: había tala y quema, usábamos químicos en los cultivos… ya no había lugar en la tierra abandonada. Nuestra cultura es muy sólida pero hemos aprendido a mejorar".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.