Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/9/2017 12:00:00 AM

Aguardiente, sinónimo de éxito

La Empresa de Licores de Cundinamarca fue la primera en vender aguardiente sin azúcar. Hoy, estrena fábrica y sus productos estrellas siguen acompañando las fiestas de los colombianos.

Sí, seguro que usted se ha tomado un buen aguardiente Néctar. Seguro que, además, sabe que es uno de los productos estrella de la Empresa de Licores de Cundinamarca (ELC), que fue creada en 1931. Pero quizá no sepa –y lo sorprenda–que en principio esta compañía estatal fue concebida para inventar y vender esencias y perfumes. Bueno, al igual que los licores, las fragancias también tienen un proceso de destilación. Quizás ese sea el punto en común de dos industrias tan dispares. Pero lo cierto es que la naciente empresa tenía mucho más futuro económico como licorera que como perfumería. Y para el departamento era vital que tuviera buenos recaudos porque de ellos saldrían los recursos para financiar la salud y la educación en Cundinamarca.

De la idea de la compañía creadora de fragancias solo quedó el olor. De la Empresa de Licores de Cundinamarca queda una historia sólida, basada en la innovación y la modernización. Ella revolucionó el sector al usar por primera vez el envase tetra pak, y la que en 2003, luego de un arduo trabajo, se arriesgó y puso a la venta el primer aguardiente sin azúcar para los colombianos. Además, la ELC ha sido la única de su ramo que ha mantenido ganancias en los últimos años. Por eso hoy, con una fábrica nueva, busca que sus productos estrella rebasen fronteras.

Todos los cundinamarqueses (y los colombianos) tienen sus historias con los productos de la compañía. Los padres de la Generación X recordarán el aguardiente Platino y el Tequendama, o los rones Dorado y Gran Bogotá. Los millennials, y aquellos que para 2003 tenían más de 18 años, seguro guardarán en su memoria que en sus fiestas había al menos una botella de Néctar Verde Club, que circuló por primera vez ese año.

El Néctar Verde es el producto estrella de la empresa y el más consumido en Cundinamarca. Lo inventó el químico de la Universidad Nacional Juan Pablo Rodríguez. Así como las grandes empresas de otros destilados tienen a sus ‘maestros mezcladores’, la ELC cuenta con Rodríguez, su maestro aguardientero y ronero. Él ha estudiado el metabolismo del cuerpo humano a lo largo de sus 30 años de labor para entender cómo el alcohol puede dejar menos secuelas en el posconsumo.

Aplicó ese saber en todos los productos que ha creado, las seis variedades del Aguardiente Néctar: reformuló el tradicional, inventó el Rojo sin azúcar, el Verde, el Azul, el 180 grados y el Premium. También estuvo a cargo de las gamas del Ron Santa Fe. Este bogotano logró que la compañía ofrezca más tipos de aguardientes que ninguna en el país. Como dice su gerente, Jorge Machuca López, “sabemos lo que hacemos y lo han avalado los expertos”.

En efecto, en mayo de 2017 el Aguardiente Néctar Rojo Sin Azúcar recibió un galardón especial del Monde Selection por su alto nivel de calidad. Las otras variedades de aguardientes también obtuvieron medalla de oro. Y tanto el Ron Santa Fe Reserva Exclusiva 8 años como el Ron Santa Fe Nido de Cóndores 12 años se llevaron la reconocida distinción Grand Gold.

Un gran 2017

“Ojala el aguardiente pudiera generar, como el tequila en México, ese sentido de pertenencia”, advierte el funzano Machuca López cuando recuerda que el mercado de licores nacionales no pasa por su mejor momento y que algunas bebidas importadas quieren tomar la delantera. Además, el contrabando de licores no cesa y la cerveza es un importante rival. Sin embargo, solo la Empresa de Licores de Cundinamarca ha mantenido su gran nivel de ventas, con más de 21.600.000 unidades en 2016. Es la segunda de mayor importancia en el país, pero no se conforman.

A finales del año pasado se trasladaron a una fábrica nueva, tres veces más amplia. Se trata de la planta de producción de licores más moderna del país. De acuerdo con Machuca López, se hizo una inversión muy importante que se verá reflejada en el crecimiento que debe tener la empresa en 2017 (y ya se aproximan los meses con mejores ventas en el año: octubre, noviembre y diciembre).

La ELC quiere que sus productos insignes lleguen a Estados Unidos. También, busca reactivar la relación comercial con Ecuador. Con la consigna de que el aguardiente es el licor de Colombia, lo local también está en sus planes, pues piensan abrir cinco mercados: Atlántico, Santander, Boyacá, Córdoba y Norte de Santander. Y, por supuesto, mantener su legado en Cundinamarca: “Que los ciudadanos entiendan que cuando compran Aguardiente Néctar están contribuyendo a la salud y a la educación del departamento”, concluye Machuca López.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1854

PORTADA

Cartas explosivas en el caso del Andino

Desde la cárcel, varios de los capturados del MRP por la bomba del Centro Andino siguen urdiendo sus siniestros planes. Cartas y documentos evidenciarían la relación de esa célula terrorista con el ELN y un ex alto funcionario cubano.