Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/10/2017 12:00:00 AM

De escalar en Suesca a coronar el Everest

En las paredes de roca de este municipio se iniciaron algunos de los más importantes escaladores y montañistas del país.

Llegué a Suesca en 1977 por sugerencia del alemán Hubert Frank y siguiendo los ruidos de los mosquetones y los clavos de escalada del polaco Krzysztof Szafranski. Los dos son pioneros y referentes en el país del montañismo (el primero) y la escalada en roca (el segundo). Todo el respeto y mi gratitud para ellos, mis maestros.

Allí, en los farallones de Suesca, aprendí a escalar. Junto a Marcelo Arbeláez, unidos por una cuerda, iniciamos un largo recorrido que nos llevaría a ascender como cordada el monte Everest. Fernando González, formado como escalador en las rocas cundinamarquesas, y Manolo Barrios, fueron los otros dos colombianos con quienes nuestro país por primera vez alcanzó el Everest. Tres de los cuatro que en 2001 llegamos a la cima, aprendimos a escalar montañas en Suesca.

A lo sumo diez escaladores visitarían esas rocas en 1977. Los más conocidos eran Gonzalo Ospina y Alberto Castro llamados los ‘verracos de Suesca’. Ellos usaron clavos que rescataban del ferrocarril abandonado para asegurar los difíciles pasos que lograban superar con el fin de abrir rutas de escalada. Más tarde, Marcelo logró liderar nuevas rutas al pulir dicha técnica y ayudado de un martillo de punta cónica con el que rescataba los clavos de diversas formas y tamaños fabricados en una herrería cercana.

Sus rápidos avances lo llevaron a crear junto al polaco Szafranski la primera escuela de escalada en Colombia. Allí se formaron muchos montañistas y escaladores, entre ellos Cristóbal von Rothkirch, nacido en Cota (Cundinamarca), con quien luego realizamos la expedición Glaciares y Volcanes de Colombia, ascendiendo a las 64 cumbres más altas del país.

Hoy Suesca es reconocido en el mundo como uno de los principales lugares de escalada en Suramérica, y es visitado por cientos de montañistas nacionales y extranjeros todos los fines de semana. Su futuro es el turismo de aventura y el ecoturismo. Además de ser un espacio idóneo para escalar, ofrece hermosos paisajes naturales para ciclomontañismo, canotaje y caminatas por senderos tradicionales que llevan a los viajeros a la laguna de Suesca, a los monolitos, y a relictos de bosque y páramo de algunas reservas naturales. Todos estos paseos se pueden terminar en el parque central del pueblo, en cuyo marco colonial está el antiguo centro doctrinario. Allí también se disfruta de una fina gastronomía en sus múltiples restaurantes.

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, el Grupo de Guías de Escalada y la Alcaldía de Suesca trabajan para generar, a solo 53 kilómetros de Bogotá, el mayor parque de aventura y escalada de Colombia. Serán cerca de 35 hectáreas que incluirán parte del río Bogotá, su cañón de paredes rocosas, los farallones y una zona de bosque recuperada por la CAR en la finca San Marino.

*Montañista.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.