Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/5/2017 12:00:00 AM

Los brillantes números de las esmeraldas en Colombia

Durante años, el país no supo exactamente cuántas esmeraldas producía ni de dónde venían. Hoy ya existen números que prueban por qué Colombia es una potencia en el sector.

Colombia es uno los mayores productores de esmeraldas en el mundo, y sus piedras tienen una calidad poco común. Sin embargo, la compleja situación del sector, en el que existían pocos controles dificultó llevar un registro que corroborara su privilegiada condición.

Además, a muchos mineros les pagaban con esmeraldas y no faltaron quienes las escondían en la boca para luego venderlas. Esa realidad se está transformando por cuenta de la llegada de compañías extranjeras que han contribuido a formalizar a los trabajadores y a que el reporte de las esmeraldas extraídas sea más riguroso. Aun así, todavía existe el comercio informal, una problemática que sigue planteando todo un desafío para las autoridades.

El cálculo oficial de la Agencia Nacional de Minería sobre cuántas esmeraldas se producen en Colombia se realiza a partir de las regalías que generan, así que si no se reportan estos pagos de todas las piedras que se extraen lo más probable es que estas no lleguen al acumulado de producción.

En el departamento de Boyacá se encuentra la mayoría de los yacimientos de esmeraldas del país y por tanto, es el que más piedras produce y del que existen los números más confiables. Estas son las cifras de producción de cuatro de los principales municipios dedicados a esta actividad durante el primer trimestre de 2017.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?