Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/6/2017 12:00:00 AM

Conozca los mitos y supersticiones detrás de estas piedras

Las esmeraldas están rodeadas de creencias, supersticiones e, incluso, de mitos tejidos por pueblos que habitaron el altiplano cundiboyacense.

A unos 30 kilómetros del municipio de Muzo (departamento de Boyacá) se levantan los cerros Fura y Tena, que alguna vez estuvieron unidos y ahora separa el río Minero, cuyo cauce se agita de repente cuando los atraviesa.

Los muzos, etnia que habitó la zona y que ya está extinta, creían que los cerros representaban al hombre y a la mujer, la que Are, su dios tutelar, había enviado para poblar la región. Fura, la mujer, y Tena, el hombre, aprendieron a cultivar la tierra, tejer la lana y defender su territorio.

Cuenta la leyenda que la única condición que Are les impuso era que debían ser fieles el uno al otro, pues solo así conservarían su vida y verían a los muzos extenderse a través de lo que hoy es el altiplano cundiboyacense. Por siglos fue así, hasta que Fura se dejó tentar por un forastero llamado Zarbi y le fue infiel a Tena.

El castigo de Are no se hizo esperar: Tena debía quitarse la vida y Fura, testigo de la escena, lloró con tanta fuerza y por tanto tiempo que sus lágrimas se convirtieron en esmeraldas que formaron montañas. Hoy el río Minero representa a Zarbi y la infidelidad que separó a estos dos picos.

Del tamaño de los dioses

Los nombres de estos personajes los utilizó Víctor Carranza, el popular y controversial comerciante esmeraldero, para bautizar a las piedras más grandes que encontró en Muzo. Fura pesaba 11.000 quilates y Tena, 2.000. Se presume que la primera es la esmeralda más grande del mundo, y la segunda, la más valiosa. Ninguna se ha tallado o cortado, y mucho menos vendido.

Carranza dijo alguna vez que su precio era incalculable, y que deseaba que se expusieran en un museo en Muzo. Sin embargo, tras su fallecimiento en 2013, este par de esmeraldas fueron objeto de disputas entre sus herederos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?