Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/14/2017 12:00:00 AM

La revolución Yanbal

Hace 50 años, en una botica de Lima, arrancó esta compañía que empodera a las mujeres y transforma sus vidas convirtiéndolas en empresarias. Hoy es un exitoso modelo de negocio que espera facturar más de 1.000 millones de dólares este año.

La historia de Yanbal es la misma de Juan Fernando Belmont. El anhelo más grande de este peruano era cambiarles la vida a las mujeres con una compañía que ofreciera los mejores productos de belleza y, al mismo tiempo, que les diera una oportunidad de negocio que les brindara prosperidad y realización personal.

Luego de realizar estudios en el exterior, Belmont regresó a su país natal con el sueño de empoderar a las mujeres en un negocio propio. Su familia había estado atada al mundo de la cosmética por años y, aunque los Belmont eran representantes de la prestigiosa marca Helena Rubinstein, había llegado el momento de crear una marca propia que reuniera los sueños de Juan Fernando. Por ello, inspirado en el modelo de venta puerta a puerta del estadounidense David McConnell, en 1967 Belmont fundó Yanbal, una empresa que se enfocaría en la fuerza de la mujer peruana.

Con una publicidad que mostraba las llaves de un auto nuevo, la familia Belmont invitaba a las mujeres del Perú a tener el control de sus vidas. Así rezaba el sugestivo aviso: “Sé tu propia jefe…inicia tu negocio independiente con Yanbal y logra lo que siempre quisiste”. Juan Fernando soñaba con ofrecerles la posibilidad de dejar el delantal y conseguir su propio dinero, darles independencia y la estrategia funcionó.  

Un crecimiento ejemplar
Tan solo una década después de haber sido fundada, en 1977, Yanbal abrió mercado en Ecuador. Un año más tarde lo hizo en Bolivia y a Colombia llegó en 1979. Más adelante incursionó en Guatemala, Venezuela, Italia, España, México y, en 2016, en Estados Unidos.

En 2003, Janine Belmont Dauelsberg, la hija mayor de Juan Fernando Belmont y la mujer que con su nombre inspiró a su padre para bautizar Yanbal a la empresa, fue nombrada vicepresidenta de la compañía. Egresada de la Universidad de Georgetown, disparó su crecimiento.

Hoy, la compañía cuenta con productos de su portafolio que son fabricados a partir de materias primas y moléculas extraídas de plantas de América Latina, y además de ser dueños de todo el proceso de producción también lo son de la distribución. Esto la ha consolidado como una empresa a la vanguardia de la innovación y la cosmética en el mundo.

La oportunidad Yanbal
Si tuviésemos que resumir la misión de la multinacional de origen peruano en un solo objetivo, entonces tendríamos que decir: cambiar vidas.

Así como lo soñó Juan Fernando Belmont hace 50 años, su compañía brinda oportunidades únicas a las mujeres para que puedan convertirse en empresarias independientes.

La carrera de las yanbalistas comienza con la venta de productos y gracias a la formación y el apoyo constante de la empresa, que incluye cursos de liderazgo, las mujeres incorporan a más mujeres en el negocio hasta convertirse en directoras. Esto mientras crecen por una escalera que les permite obtener ganancias muy significativas.

Con la venta de los productos Yanbal, las consultoras y directoras independientes, además de ganar por la compra y reventa de productos a sus clientes, pueden acceder a beneficios comerciales como reconocimientos, viajes, vehículos y camionetas 0 kilómetros en uso.


Ellas son las mujeres que dieron inicio a una empresa que hoy cumple 50 años: las pioneras Yanbal Colombia.

Productos que lideran
Otro orgullo de Yanbal son sus productos de alta calidad. Gracias a la integración corporativa, puede controlar la calidad de sus productos, desde la investigación y conceptualización hasta la producción y distribución de los mismos, para los que utiliza los mejores insumos y materiales. Además, Yanbal forma parte de un grupo económico que cuenta con un Laboratorio de Innovación de Ingredientes en Francia, así como un Centro de Investigación y Desarrollo y un Centro de Creación de Fragancias, ambos en Estados Unidos. Con todo esto, Yanbal es capaz de innovar con las últimas tendencias, con catálogos impactantes y empaques que incluso han sido premiados. Fue así como la fragancia Liberatta obtuvo el premio Pentaward de Plata en 2015 por su envase que emula un vestido de alta costura.

La historia de Yanbal es la historia de sus mujeres
Yenny Trespalacios, Reina Nacional de Crecimiento en Compra Yanbal 2016-2017
Inició en 2012 como consultora independiente y en tres meses formó su negocio propio con Yanbal.

“La motivación más grande de entrar a Yanbal fue tener mi propia empresa, mi negocio, manejar mi tiempo y trabajar con la pasión que siempre me ha caracterizado pero marcando mis propias metas, según mis necesidades y aspiraciones. No quería más presiones, buscaba una vida menos estresante, dedicarle tiempo a mi familia y ser la verdadera Yenny que no pude ser durante ocho años. Algo que me encantó y que me enamora cada día más es que en Yanbal se preocupan primero por el ser y después por el hacer. Estamos a gusto porque nos sentimos en un ambiente familiar y agradable donde podemos triunfar y tomar nuestras propias decisiones sin presiones. Trabajamos con pasión y amor, y esa combinación hace que puedas alcanzar el éxito rápidamente”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.