Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/27/2017 12:00:00 AM

Fidel Bassa, del ring al mundo de los negocios

Campeón de la Asociación Mundial de Boxeo entre 1987 y 1989, se convirtió en empresario y ahora comercializa tecnología educativa.

SEMANA: ¿Cómo llegó al boxeo?

FIDEL BASSA: Mis primos y yo vivíamos en el barrio El Bosque, en Barranquilla. Después de que terminábamos de vender ‘pescao’, íbamos adonde una tía. Un día pasaron unos muchachos bien vestidos, con bolsos y maletines Nike, y los seguimos. Vimos que se metieron a un gimnasio de boxeo y entramos detrás. Me puse a verlos boxear y dije: “Yo les gano”. Pero como que fue muy duro porque querían ponerme los guantes enseguida. Me dio miedo que me ganaran y me fui. Al día siguiente volví solo para que, en caso de que me noquearan, nadie se enterara. Al final tuvieron que quitarme al ‘pelao’ porque le estaba dando una…

No volví más. Después de eso, el entrenador me mandaba a buscar todos los días. No acepté hasta que un tío me convenció.

SEMANA: ¿Cómo?

F.B.: Me dijo: “Vino el Campeón Ramírez a buscarte. Dice que eres muy bueno, que algún día te puedes ganar para una bicicleta o para un carro”. Fui y me puse a entrenar. A las dos semanas me salió una pelea que gané por nocaut. Me llevaron en carro a la casa y todo el mundo me aplaudía. Ahí fue cuando dije: “Por aquí es”, y me metí de lleno al boxeo.

SEMANA: ¿Cuál es la pelea que más recuerda?

F.B.: Todas fueron importantes, pero la gente tiene en su memoria principalmente las que tuve con Hilario Zapata, a quien le arrebaté el título en 1987, y el combate con Dave McAuley.

SEMANA: ¿Por qué se retiró en 1990 cuando apenas comenzaba su carrera?

F.B.: Tenía claro que quería retirarme. Después del combate con McAuley iba la revancha pero pensé: “Quiero ser un empresario, no voy más”. Anhelaba hacer ocho peleas mundiales, lo logré y ya era momento de escribir otra historia.

SEMANA: ¿Y qué siguió después?

F.B.: Trabajé tres años con Editorial Planeta haciendo relaciones públicas. Después me di cuenta que podía hacerlo mejor si montaba una empresa. Les dije a los españoles que no quería trabajar para ellos, sino distribuir sus libros.

SEMANA: ¿Cómo terminó involucrado con la tecnología?

F.B.: Hace ocho años comencé a ver que las tecnologías se estaban metiendo en la educación y disminuía el consumo de libros en físico. Voy todos los años a las ferias más importantes del mundo en donde está la tecnología de punta para la educación: BETT, en Londres, e InfoComm, en Las Vegas. Ahora tengo una empresa muy bonita, Mundo Científico. Me gusta lo que hago y estoy metido ciento por ciento con las tecnologías para la educación y las telecomunicaciones.

Tengo un reconocimiento internacional, represento a 13 firmas, entre empresas finlandesas, de Reino Unido, Seúl y Portugal. Tengo tecnología que ni en las universidades conocen. El mundo es otro y la educación sigue siendo la misma.

SEMANA: Pero su empresa trabaja para cambiar eso…

F.B.: Contamos con tableros interactivos, en los que todo lo que anota el profesor puede quedar escrito y grabado en voz y video para el salón de clase. A través de la tecnología, les proporcionamos a los profesores herramientas para darles a los alumnos oportunidades de aprender.

SEMANA: ¿Por qué eligió ese campo?

F.B.: Porque el cambio está en la educación. Si queremos un país distinto, lo conseguiremos gracias a la educación.

SEMANA: Sus experiencias de niño, vendiendo bollos que preparaba su mamá y pescado en Barranquilla, ¿le ayudaron a crecer?

F.B.: Claro. Ya tenía sangre de vendedor. Vendo cosas desde que era un ‘pelaíto’ en Luruaco. Vendí helados, primero, luego arepas y bollos. Siempre que veía un negocio mejor, me cambiaba.

SEMANA: ¿Cómo ha manejado su empresa por más de 20 años?

F.B.: De la misma manera que el boxeo: no me da miedo nada y los retos me los pongo yo mismo. Vivo por esto y sueño con esto.

CAMPEÓN MUNDIAL

Fidel Bassa fue campeón mundial de peso mosca en 1987. Durante toda su carrera como deportista participó en 24 combates, con un historial de victorias casi impecable, con solo una derrota registrada ante el venezolano Jesús Rojas.

*Periodista Especiales Regionales de revista SEMANA.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.