Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/27/2017 12:00:00 AM

Universidad del Magdalena: creciendo en la dificultad

Así se reinventó esta institución para fortalecer la educación superior pública y de calidad en el departamento.

Durante la primera mitad del sigo XX, los intentos por fundar una universidad en el departamento no se concretaron por falta de voluntad política de la dirigencia local. En ese periodo, quienes querían formarse profesionalmente debían trasladarse hasta Barranquilla o Bogotá.

En medio de una coyuntura nacional de progreso económico, industrial y de infraestructura, además de los recursos hídricos y agropecuarios que brindaba la zona, comenzó a evidenciarse la necesidad de profesionales que atendieran estos frentes en la región. Así que en 1958 una asamblea creó la Universidad Tecnológica del Magdalena.

Por falta de recursos, hasta 1962 empezó a operar su único programa: Ingeniería Agropecuaria. Más adelante abriría Ingeniería Pesquera y otras disciplinas afines al entorno. En 1976 se crearon más carreras: Ciencias Sociales y Naturales, Idiomas y Matemáticas, entre otras.

Con los años, surgieron dificultades que afectaron la estabilidad de la universidad como la escasez de recursos, falta de gobernabilidad y de planificación académica, administrativa y financiera. En 1996, la institución llegó a un punto en que no podía sostenerse a sí misma, con un déficit presupuestal de 30.000 millones de pesos.

Carlos Caicedo, exalcalde de Santa Marta, lideró como rector un proceso de reestructuración administrativa y financiera, con el valioso apoyo de líderes estudiantiles de la época entre los que se destacan Rafael Martínez, hoy alcalde de la ciudad, y Pablo Vera, actual rector de esta universidad.

A partir de ese momento, y con rectores cuyos periodos fueron más largos y estables, se renovó académicamente la universidad y esto, a su vez, permitió la contratación de docentes mejor formados y con perfiles más investigativos. En 2002 se abrieron más programas, entre ellos el de Medicina.

Aunque todavía tiene un largo camino que recorrer, hoy ser parte de la Universidad del Magdalena es motivo de orgullo entre sus estudiantes y profesores. Por la aplicación de sus planes de desarrollo, en 2016 la institución se convirtió en una de las dos universidades públicas de la región con acreditación de alta calidad, gracias a su amplia oferta y nivel educativo. El reto, ahora, es renovar esa acreditación en 2020.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.