Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/28/2017 12:26:00 PM

La Santa Marta que descubrió Toya Montoya

Las enseñanzas de los indígenas de la Sierra Nevada y su profunda conexión con esta tierra que la vio nacer transformaron la esencia de María Victoria 'La Toya' Montoya.

Solo ahora, que ya no vivo en Santa Marta, estoy descubriendo la esencia del lugar donde nací. Me pasó lo que a muchos colombianos que no conocemos la región de la que venimos y únicamente con el tiempo entendemos que en realidad crecimos en un paraíso.

Hace poco, de hecho, me encontré en la Sierra la Laguna Encantada. Me perdí en el camino, pero al llegar comprobé que había valido la pena: ¡es un paraje natural y mágico!

Seguro cuando chiquita no comprendía el valor de subirse a una lancha y navegar en medio del mar hasta ver el sol ocultarse en el horizonte. Pero hoy, a mis 32 años, entiendo que fui privilegiada al crecer en Santa Marta, una ciudad que lo tiene todo, que ofrece la posibilidad de disfrutar en un solo día de la playa, del río y de las montañas.

Los indígenas de la sierra me enseñaron la importancia de cultivar una relación con la naturaleza. Atesoro sus conocimientos, y conceptos en relación con el respeto y el amor hacia la Tierra ya forman parte de mi esencia.

Durante años me la pasé metida en la sierra. En la playa Inca Inca hice mis primeras figuras sobre esquí hasta llegar al ballet acuático; formábamos, junto con otras niñas, pirámides humanas y competíamos localmente.

Todas las tardes, al regresar del colegio me ponía mis patines y salía a jugar y disfrutar con mis primos. Vivíamos en el conjunto residencial Rodadero Reservado y podría decirse que la playa era el patio trasero del edificio.

Recuerdo que nos divertíamos en alguna casa o junto al mar y los adultos ni se preocupaban por nosotros, no había motivos. Vivíamos en completa libertad, una libertad sana, tranquila.

Al tomarme el tiempo de recapitular toda esta historia y dejar que a mi memoria regresaran las imágenes de las maravillas que se esconden en el Magdalena, y que la mayoría de colombianos ignoramos, me impuse el reto de ir a conocer un lugar nuevo cada vez que regrese a mi tierra. Tengo toda la vida para descubrirlos.

  *Actriz y presentadora.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.