Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/17/2017 12:00:00 AM

¿Podremos nadar en el río Bogotá?

Es lo que promete la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales en Soacha. La idea es que aguas más limpias lleguen al río y que su descontaminación sea un hecho en menos de diez años.

El pasado 2 de octubre, el Distrito, en cabeza del alcalde Enrique Peñalosa; el director de la Corporación Autónoma Regional (CAR), Néstor Franco; y el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey, anunciaron un paso histórico para limpiar el principal afluente de Bogotá, que de paso impactará al río Magdalena, pues las aguas del primero desembocan en el segundo.

Ese día, desde Soacha, donde tiene lugar el proyecto ambiental, las partes firmaron el acuerdo de cierre financiero que garantiza la construcción de una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, la PTAR Canoas.

“Es un proyecto gigantesco que va a limpiar para siempre el río y va a mejorar la calidad de vida de quienes habitan cerca de él y en general de todos los que viven en la ciudad. Es el acto de responsabilidad más grande que podemos hacer por nuestros hijos y nietos, por todas las generaciones futuras”, señaló el alcalde Peñalosa el día del acto conmemorativo.

La planta permite el tratamiento del 65 por ciento de las aguas residuales de la ciudad, que posteriormente alcanzan el río Bogotá en un estado descontaminado, aliviando el afluente, controlando los olores y permitiendo que sus aguas puedan ser usadas para riego y navegación. El 35 por ciento restante de las aguas residuales que genera Bogotá son tratadas actualmente por la planta Salitre, que corresponde a las cuencas de los ríos Fucha, Tunjuelo y Tintal.

“Esta es la garantía para que las aguas residuales que generan los bogotanos sean tratadas de manera adecuada antes de entrar al río Bogotá y de seguir a la cuenca baja del río. Se garantiza que las aguas tengan nuevamente vocación agropecuaria y sean usadas para captación de acueductos municipales y epicentro de turismo”, sostuvo el director de la CAR, Néstor Franco.

A través de este megaproyecto, la administración de Enrique Peñalosa muestra su compromiso con el medioambiente no solo de Bogotá, también del país. Son más de 7 millones de personas beneficiadas de la ciudad y de Soacha, además de varios municipios que se ubican a lo largo de su ribera luego del paso de este río por Bogotá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?