Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/2017 12:00:00 AM

Energía para el bienestar pastuso

Cedenar contribuye a la calidad de vida de más de 411.000 usuarios a través de mejoras en la prestación del servicio.

La empresa Centrales Eléctricas de Nariño (Cedenar S.A. E.S.P), sociedad anónima de economía mixta, es la encargada de generar, distribuir y comercializar energía a los municipios del departamento y a varios municipios de Putumayo y Cauca. Desde sus tres oficinas principales en Pasto monitorea la calidad del servicio que presta a más de 411.000 usuarios y toma las acciones necesarias para mejorarlo.

Cedenar S.A. E.S.P año tras año busca modernizarse para brindar una atención eficiente y acorde a las necesidades de los usuarios. Entre las nuevas tecnologías que ha implementado se encuentra el Centro Local de Control (CLC), que a partir de 2010 realiza el seguimiento de las subestaciones a cargo de Cedenar gracias a la automatización de las mismas. El CLC logra detectar la ubicación de las fallas en tiempo real en las redes eléctricas y las subestaciones de la compañía permiten al personal de la empresa verificar el origen de las interrupciones que se pueden presentar en la prestación del servicio de energía, disminuyendo así el impacto y afectación entre los clientes.

En los últimos diez años, la empresa duplicó su tamaño y en 2015 se sumaron 25.400 usuarios. Por eso ya se están ejecutando proyectos para optimizar el servicio: hoy Cedenar cuenta con cuatro plantas de generación hidraúlica propias y lleva a cabo estrategias para brindar una excelente atención y así garantizar que los hogares nariñenses cuenten con los beneficios que la energía les brinda.

Los resultados financieros en 2016 reafirmaron la viabilidad de la compañía y la sostenibilidad del negocio en el corto y mediano plazo, garantizando la continuidad y calidad del servicio. Además, haber alcanzado durante ese año una utilidad neta del 174 por ciento respecto al año anterior permitió distribuir la cantidad más alta de dividendos que Cedenar haya entregado a sus usuarios a lo largo de la historia.

Más energía

La capacidad de generación eléctrica de Pasto se duplicó al pasar de 150 megavoltiamperios (MVA) a 300 MVA. Foto: Cortesía Cedenar.

Tras cuatro años de trabajo y una inversión aproximada de 20.000 millones de pesos, el departamento de Nariño cuenta con un segundo autotransformador de potencia en la subestación Jamondino, ubicada en Pasto y considerada el punto de conexión al sistema de transmisión nacional. Lo anterior significa que la capacidad de potencia eléctrica para el departamento se ha duplicado porque pasó de 150 megavoltiamperios (MVA) a 300 MVA. Además, al contar con dos puntos de abastecimiento, Cedenar ha podido solucionar de forma oportuna los problemas de conexión de la región, es decir, nivelar las cargas pues ya no dependen de una sola fuente.

Adicionalmente, se están construyendo dos subestaciones que apoyarán el suministro de energía en el norte y el sur de Nariño. La primera, denominada San Martín, se encuentra en el municipio de San Pedro de Cartago al norte del departamento, y la otra, Jardinera, está ubicada en el municipio de Túquerres, al sur. Estas subestaciones y las líneas de conexión asociadas permitirán extender la cobertura del servicio y ampliar la confiabilidad en el sistema eléctrico de la región.

Cedenar también participa en el proyecto de alumbrado público de la calle 27 de la ciudad de Pasto. Se encarga de la supervisión de las redes y de la coordinación de los diseños en conjunto con la Alcaldía y otras entidades, constituyéndose como un eje transversal para este proyecto de ciudad.

Servicio amigable

La zona céntrica de Nariño –que incluye a Pasto y sus municipios aledaños, como Chachagüí y Yacuanquer– alberga el 35 por ciento de los más de 411.000 usuarios que tiene Cedenar, cuyo servicio también cobija a Puerto Leguizamo, en el Putumayo, y a los municipios de López de Micay y Timbiquí, en el Cauca. Además, esta empresa de energía cuenta con tres sedes en Pasto, tiene prescencia en 58 municipios del departamento y un call center que funciona de lunes a sábado.

Por otra parte, estructuró un sólido programa de socialización cuyos principales objetivos son: visitar barrios y corregimientos para crear cultura en el uso responsable de la energía para que los usuarios consuman lo que sus ingresos les permita y lograr que los clientes sientan a la empresa como propia. Para esta segunda meta Cedenar ha estructurado procesos tecnológicos que faciliten la entrega de la factura en la puerta de cada hogar o empresa, lo cual genera beneficios como el control y contraste del consumo, el valor del servicio y contar con el tiempo suficiente para el pago oportuno.

Cedenar también implementó el programa de atención ‘Cedenar en su hogar’, que incluye dos oficinas móviles que visitan los sectores más apartados de Nariño con personal capacitado que atiende peticiones, quejas y reclamos, así como solicitudes de nuevas conexiones, cambios de medidores, mantenientos de la red eléctrica y facilidades de pago, entre otros servicios. Asimismo, a través de estas oficinas se promueve la cultura del pago oportuno, pues la energía es un servicio de primera necesidad cuyo suministro vale la pena mantener sin interrupciones.

La ciudad de San Juan de Pasto es el principal mercado de Cedenar por su excelente cultura de pago. Más del 98% de sus usuarios pagan de forma cumplida este servicio y la comunidad pastusa respeta la normativad técnica de las conexiónes eléctricas de acometidas y medidores, la cual representa un 7,25 por ciento de pérdidas de energía, el indicador más bajo en Nariño y uno de los menores de Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.