Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/2017 12:00:00 AM

Yolanda Ruiz y Lucía Esparza, embajadoras ejemplares

Estas exitosas y reconocidas profesionales han dejado en alto el nombre de Pasto gracias a su labor como periodistas. El cariño que sienten por su tierra no se apaga a pesar de la distancia.

“Achichay”, “achichuy” y “ahísito no más” son expresiones pastusas que las periodistas Lucía Esparza y Yolanda Ruiz vuelven a escuchar cuando están con sus familiares. Entonces, como si las palabras fueran un conjuro, su acento regresa y ellas se remiten a la ciudad de su infancia.

El lazo que las une con Pasto se mantiene a pesar de la distancia, y las dos periodistas tratan de preservarlo con visitas siempre menos frecuentes de lo que quisieran. Pasto retiene la mayoría de sus recuerdos familiares, aunque Lucía vivió en Bélgica, Haití y Francia durante su infancia, cuando sus padres se desempeñaban como diplomáticos, y Yolanda dejó pronto la ciudad para trasladarse a Bogotá.

Es evidente que la distancia con su pueblo natal ha fortalecido su necesidad de identidad y arraigo. Cada una, en la medida de sus posibilidades, trata de enaltecer su origen. Yolanda, como directora de noticias de RCN Radio, aprovecha para alentar al Deportivo Pasto cada vez que juega: “yuca, papa, cuy, el Pasto juega muy”, dice al aire en esas oportunidades. Lucía también se pone la camiseta y comenta: “claro, nosotros somos los cuyigans”.

Sus compromisos laborales no han sido obstáculo para visitar la tierrita. “Llueva, truene o relampaguee, mi familia y yo siempre pasamos la Navidad en Pasto”, sostiene Lucía. “La última vez que estuve fue el año pasado”, comenta por su parte Yolanda, quien asegura ser la más feliz cuando la visita, aunque sea por motivos laborales —como ha ocurrido las últimas veces—. Y cuando va, dedica toda una tarde a un recorrido gastronómico: se come un helado de paila, visita la panadería de su infancia y prueba un pedacito del famoso jamón serrano de la ciudad.

Hablar de comida les trae maravillosos recuerdos a ambas, para quienes la campeona de la gastronomía nariñense es la empanada de añejo: les evoca la Navidad y los sabores que viajan de Pasto a Bogotá para recordarles su vínculo con el sur de Colombia, que han procurado trasnmitirles a sus hijos.

Este vínculo se ha transmitido de generación en generación, igual que los chistes pastusos. Yolanda y Lucía coinciden en que no hay símbolo más claro de inteligencia que tener la capacidad de reírse de sí mismos. Los chistes de pastusos no les preocupan ni les incomodan para nada, dice Yolanda. Lucía incluso trae a colación el Festival del Cuento Pastuso: “son pastusos hablando más pastuso de lo normal, riéndose de situaciones cotidianas”.

Lucía Esparza es directora de asuntos corporativos para América Latina de Trafigura e Impala. Foto: Julián Galán.

Yolanda y Lucía se han convertido en embajadoras de la capital nariñense. Lucía —actual directora de asuntos corporativos para América Latina de Trafigura e Impala— fue corresponsal en el exterior por varios años, y Yolanda ha ganado dos veces el premio de periodismo Simón Bolívar. Las dos tienen mil historias para contar, muchas de ellas relacionadas con su origen. Yolanda, por ejemplo, escribió un relato sobre el Sagrado Corazón de Jesús del Contadero, el municipio donde nació su mamá, a modo de homenaje y con el objetivo de reconocer su tierra, que según ambas está cargada de cultura y riqueza natural.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.