Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/27/2017 11:27:00 AM

Adentro del hogar del cantante J. Balvin

El reguetonero tiene su enorme casa en Llanogrande, Rionegro. Muy pocas personas han tenido acceso a este lugar.

Por: Sebastian Vargas G.*

Entrar a la casa del cantante J. Balvin no es fácil, no porque sea imposible llegar a ella en Llanogrande (Antioquia), sino porque el mismo José es muy celoso con su “templo”, como lo llama.

Después de cantarles a miles de personas, lo que más le gusta al paisa de 32 años es llegar a su hogar a descansar en silencio, como usualmente permanece el lugar y donde uno de los anfitriones es su perro Enzo, al que considera su mejor amigo e incluso su hijo.

La excusa para entrar a ella fue el concierto Bruuttal de 2015 en Medellín, evento en el que el artista cumplió uno de sus sueños: llenar por primera vez la Plaza de Toros La Macarena. En vísperas del show, mi jefe de ese entonces, Jaime Arango, director de la revista Viernes de El Colombiano y yo lo entrevistamos, y gracias a la empatía que Balvin tiene con él, accedimos a la residencia.

Puede leer: “A Maluma y J Balvin se les debe culturalmente”

Lo esperamos alrededor de 30 minutos mientras terminaba su rutina de ejercicios en un gimnasio cercano. Observamos la gran sala, el comedor y parte de la cocina, todo iluminado permanentemente gracias a varios cristales que hacen las veces de paredes. Al fondo vimos una piscina alargada en la que flotaba un cisne grande de plástico. Balvin después confesó que lo había comprado en Los Ángeles seis meses atrás y solo jugó con él dos veces.

La casa de dos pisos tiene forma de ele y su decoración viaja entre lo minimalista y el artpop. Sofás blancos y una mesa de vidrio pequeña en el centro le daban protagonismo a una grabadora ochentera de muchos colores. Llamaba la atención que no hubiera ninguno de los premios ganados por el artista. “Están en la casa de mi mamá, también son sus triunfos y me gusta tenerlos allá”, atinó a decir José posteriormente en la entrevista.

Los alrededores de la casa son tranquilos, perfectos para disfrutar con un buen postre, como el que nos brindó Balvin, un flan de maracuyá. No dudó en convidarnos “porque quedó delicioso”, dijo.

Otros artistas y personalidades son sus vecinos. Pipe Peláez, Kevin Roldán y Karol G. tienen también sus casas en este sector, seducidos por los hermosos paisajes y la cercanía al Aeropuerto Internacional José María Córdova. Toda esa tranquilidad campestre, a la que se suman la amabilidad y cordialidad de Balvin, hacen de su “templo” un lugar al que uno definitivamente quisiera volver.

*Editor web de jetset.com.co

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?