Logo Bancolombia
  • Logo especial Semana

Estados Unidos y Costa Rica se juegan gran parte de su futuro

Jürgen Klinsmann dirige un entrenamiento de la selección Estados Unidos, previo al enfrentamiento contra Costa Rica.

El equipo anfitrión quiere recuperarse tras la derrota ante Colombia y buscará sumar su primer triunfo.
PUBLICACIÓN: 6/6/2016

El anfitrión Estados Unidos, derrotado por Colombia en el debut, y Costa Rica, que empató con Paraguay, se juegan el martes en Chicago (norte) gran parte de su futuro en la Copa América Centenario.

El segundo encuentro de estos equipos por el Grupo A del torneo se disputará en el Soldier Field a partir de las 7:00 pm (hora colombiana).

Tras caer 2-0 ante Colombia en el partido inaugural el viernes, Estados Unidos llega al borde del abismo: si pierde quedará eliminado de esta edición especial de la Copa que organiza con la presencia de 16 selecciones de la Conmebol y la Concacaf.

Si Costa Rica gana el martes llegaría a cuatro puntos, mientras que cualquier resultado entre Colombia y Paraguay también colocaría a una de esas dos selecciones al menos al mismo nivel, inalcanzable para Estado Unidos en su último partido del denominado ‘Grupo de la muerte‘.

"Estamos entre la espada y la pared", admitió el entrenador del local, el alemán Jürgen Klinsmann, tras el decepcionante desempeño de sus dirigidos en el debut.

Para los ticos, en cambio, hay un poco más de margen, aunque una derrota comprometería mucho sus chances de alcanzar los cuartos de final.

Costa Rica se impuso en el último encuentro entre ambos, un amistoso en Nueva Jersey (este de EEUU) en ocubre pasado, pero los locales no pierden ante su rival por una competencia oficial desde 1989, según estadísticas de la federación estadounidense.

Baja importante para los ticos

Sin su portero estrella Keylor Navas, ausencia en la Copa por una lesión en el talón de Aquiles, los ticos tendrán otra baja importante el martes: el defensor Kendall Waston, expulsado ante Paraguay.

Para reemplazar al espigado zaguero de 1,96 metros de altura, fundamental para contrarrestar el juego aéreo de los locales, el entrenador Oscar Ramírez debería elegir entre Michael Umaña y Francisco Calvo.

De su lado, Klinsmann dijo haberse ido conforme con los hecho por sus dirigidos ante Colombia, pero lo cierto es que el delantero Clint Dempsey apareció muy solo en la ofensiva y fue el único que logró llevar riesgo.

Entre las opciones que baraja Klinsmann en ataque están Christian Pulisic y Darlington Nagbe, que ingresaron en el segundo tiempo del partido inaugural.

Nadie lo dice en voz alta, pero una eliminación prematura del anfitrión dejaría al exentrenador y ex jugador de la selección alemana en una situación muy delicada.

Además sería un paso atrás gigantesco tras la buena imagen mostrada por Estados Unidos en el Mundial de Brasil-2014, donde llegó a octavos de final, dejando afuera al Portugal de Cristiano Ronaldo en la fase inicial.