Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/03/12 00:00

45 años

En esta película inteligente y cuidada, una pareja de ingleses a punto de celebrar el aniversario 45 de su matrimonio recibe una noticia que les obliga a repensar lo vivido. *** ½

Esta película, como ‘Amor’, de Michael Haneke, se ocupa de las relaciones entre parejas mayores.

Título original: 45 years

País: Inglaterra

Año: 2015

Director: Andrew Haigh

Guion: Andrew Haigh, a partir de un cuento de David Constantine

Actores: Charlotte Rampling y Tom Courtenay

Duración: 95 min

Algo parece estar pasando con las parejas mayores de Inglaterra, o al menos eso sugiere la llegada en menos de tres meses de dos películas que revisan, sin sentimentalismos o lástima, los problemas e incomodidades que acumulan relaciones de larga duración.

Al igual que en Fin de semana en París, estamos ante dos actores fabulosos, que interpretan personajes matizados, sentidos y convincentes obligados a ver con nuevos ojos su situación presente y a cuestionar su pasado y su futuro.

La idea de 45 años es que, a pesar de la cercanía de décadas, es posible por un momento encontrarse mirando a alguien que, tras una serie de frases, se ha vuelto un absoluto extraño.

¿Cómo entender el poder del pasado? ¿Cómo lidiar con la decepción de lo que pudo haber sido y no fue? ¿Cómo estar en paz con la vida que se tuvo, con lo que sí fue? 45 años se hace estas preguntas con agudeza y sensibilidad, y explora cómo esa tendencia humana a preguntarse por vidas posibles puede generar una inquietud enloquecedora.

Los protagonistas son Kate y John Mercer (interpretados por Charlotte Rampling y Tom Courtenay), una pareja de jubilados que vive en una casona en la campiña inglesa. Las primeras tomas muestran a la mujer a lo lejos, como si fuera un puntito en el paisaje, sacando a su perro de paseo.

Ese carácter casi abstracto se mantiene al comienzo: es una pareja casada y sin hijos, a menos de una semana de celebrar los 45 años de su boda, que vive en una armonía tranquila y cariñosa, acompañándose pacíficamente.

Pero la cotidianidad fluida comienza a tambalear con la llegada de una carta, en alemán, donde le avisan a John que han encontrado el cuerpo de Katya, una exnovia que murió al caer en un glaciar suizo años antes de que se conociera con Kate.

La película muestra con inteligencia cómo la noticia resuena de forma muy diferente para los dos. En John, que se queda pensativo, tiene el impacto de cerrar un capítulo abandonado hace tiempo. Pero Kate parece no saber de Katya y la carta la hace lidiar con la sorpresa no solo del cierre del capítulo, sino de su existencia misma.

La actuación de Rampling

–por la que fue nominada al Óscar– es una maravilla de sentimientos encontrados, pausas dramáticas, desubicación, dudas y de una incertidumbre solitaria que intenta camuflarse detrás de una cotidianidad supuestamente sólida.

“Me gustaría contarte todo lo que estoy pensando y todo lo que sé, pero no puedo”, le confiesa apenada a su esposo. El punto doloroso de 45 años es que, a pesar de lo vivido en común, de la sincronía que se desarrolla entre dos personas con el tiempo y la historia compartida, cada individuo es, al final, eso: un individuo. Y que asuntos del pasado que se desconocían pueden darle un nuevo sentido a todo lo sucedido desde entonces.

En medio de una cartelera inundada por adolescentes que actúan con abandono, como si la vida no valiera nada, es refrescante encontrarse con problemas de adultos mayores que ven que la vida pasa dejando una estela con tanto de amargo como de dulce. n

CARTELERA

Pájaro blanco ***

El director Gregg Araki regresa a su especialidad, la rabia adolescente más lánguida, con la historia de una muchacha abandonada por su madre.

Presos ** ½

Coproducción colombo-costarricense que sigue la relación de una muchacha con un hombre encarcelado.

La semilla del silencio ** ½

En esta película policiaca colombiana, una fiscal es amenazada por investigar los falsos positivos. Con Angie Cepeda y Andrés Parra.

Anomalisa ****

La nueva cinta de Charlie Kaufman, animada con muñecos, muestra la crisis existencial de un gurú de la autoayuda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.