Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/23/2009 12:00:00 AM

"Actuar es vivir la ficción"

SEMANA habló con Mario Vargas Llosa con ocasión de su visita a Bogotá para asistir al estreno de su nueva obra de teatro 'Al pie del Támesis'. Los fondos obtenidos irán a beneficio de la sede de la fundación Notas de Paz en Cali

SEMANA: ¿Cómo nació la idea de 'Al pie del Támesis'?

Mario Vargas LLosa: De una conversación con Guillermo Cabrera Infante. Éramos vecinos en Londres, nos veíamos cada cierto tiempo, y un día me contó algo que me impresionó: un escritor y poeta venezolano que habíamos conocido en los 60, que se llamaba Esdras Parra, se había convertido en una señora. Esta anécdota me disparó una idea: la de dos viejos conocidos, uno de los cuales ha cambiado totalmente de condición, de sexo, de vida, de nombre, y ese encuentro servía como un reactivo para así enfrentarse con los secretos mejor guardados desde siempre.

SEMANA: ¿Cómo sabe que una historia da para teatro antes que para un cuento o una novela?

M.V.LL.: A mí las historias me llegan siempre con una etiqueta que dice el género que mejor puede aprovecharlas. Quizá, aunque esto ni siquiera me convence a mí mismo, las historias para el teatro son más compactas, tienen más carácter visual. Las historias novelescas son abiertas, frondosas, que pueden tener múltiples desarrollos. En cambio una historia para el teatro es siempre más condensada, más intensa que extensa.

SEMANA: ¿Qué tanto interviene usted en los montajes de sus obras?

M.V.LL.: En nada. Asisto a los ensayos, pero no intervengo, soy muy respetuoso con los directores. Un autor debe respetar que el teatro es un arte de composición en el que participan no sólo él, sino los directores, los luminotécnicos, los actores, etcétera. Yo nunca he interferido, salvo que los directores me pidan una opinión.

SEMANA: ¿Qué opina de la versión que se verá en Colombia?

M.V.LL.: La obra se estrenó en Lima el año pasado con una versión dirigida por Lucho Peirano. Luego se presentó en Venezuela, que es la versión del Grupo Actoral 80 que estará en el Museo Nacional. Son dos representaciones muy distintas. El montaje venezolano tiene mucho más carácter de comedia. El de Peirano era más dramático. Las interpretaciones varían mucho de crítico a crítico, de lector a lector, lo cual quiere decir que una historia, potencialmente, son muchas historias a la vez.

SEMANA: ¿Al escribir teatro se imagina qué actores serían los ideales para interpretar la obra?

M.V.LL.: Sí, claro que sí. Por ejemplo, cuando escribí La señorita de Tacna, mi primera obra como escritor de verdad, la representó la actriz argentina Norma Aleandro, en un montaje maravilloso, que se presentó en Buenos Aires. Al escribir Kathie y el hipopótamo, siempre tuve a Norma Aleandro en la mente. Pasa mucho.

SEMANA: Usted también ha sido actor, algo que no todos sus lectores saben. ¿Cómo ha sido esta experiencia?

M.V.LL.: Es algo extraordinario. He estado en varios escenarios, la primera vez fue hace unos seis o siete años en un montaje de La verdad de las mentiras que se presentó en España junto a Aitana Sánchez-Gijón, y consistía, sobre todo, en interpretar unas historias del Quijote, de Juan Rulfo, de Onetti, Borges. Después vino Odisea y Penélope para el festival de Cáceres, y el año pasado hice una interpretación de Las mil noches y una noche, otra vez al lado de Aitana.

SEMANA: ¿Y cómo se ha sentido sobre el escenario?

M.V.LL.: Nunca en mi vida sentí tanto miedo, ni siquiera cuando era candidato a la Presidencia. Para un escritor que se la ha pasado la vida inventando ficciones, subirse a un escenario es incomparable. Es vivir la ficción. Estoy seguro de que no soy nada bueno, pero sí entusiasta. Lo mismo que con el fútbol, cuando jugué fútbol fui muy malo, pero muy entusiasta. La ventaja es que como yo había escrito los libretos, si por alguna razón los olvidaba o tergiversaba algo, podía decir sin pudor que había perfeccionado mi texto.

SEMANA: ¿En qué está trabajando actualmente?

M.V.LL.: Una novela con un título provisional: El sueño del celta, y está basada en un personaje histórico que jugó un papel muy importante denunciando los horrores de las caucherías tanto en el Congo como en la Amazonia peruana a comienzos del siglo XX. n

Dónde: Museo Nacional de Colombia, Cr. 7a. Cll. 28, Bogotá.

Cuándo: Martes 26 de mayo, 7:00 p.m.

Informes y venta de boletería: 6405540.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.