Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1986/06/23 00:00

AGUARDIENTE EL PAYBOY

Los distribuidores norteamericanos del Aguardiente Cristal promueven su venta con avisos en la revista Playboy

AGUARDIENTE EL PAYBOY

El aviso se encuentra frente a un artículo sobre los secretos del orgasmo femenino. La revista Playboy. El anunciante: Aguardiente Cristal. Menuda sorpresa la que deben haber llevado los lectores colombianos de la afamada revista porno, al encontrar en su última edición (junio, 1986) un aviso de una página a color, presentando el tradicional aguardiente de la Industria Licorera de Caldas.
El aviso, sensual e insinuante como suele ser la publicidad en este tipo de revista, dice: "Presentamos, el schnapps 100% colombiano. Aguardiente Cristal, el suave licor importado de Colombia". Un hombre de suéter negro y un ligero aire de Robert Vaughn joven, sostiene un vaso -bastante grande, por demás- lleno de aguardiente, mientras es seducido por una mujer que parece llevar por toda prenda un anillo y un arete de esmeraldas. La botella de Cristal, con el sello Product of Colombia, aparece en el pie de la página.
La explicación de todo lo anterior se encuentra en el hecho de que, desde hace más de dos años, la Industria Licorera de Caldas se lanzó en busca de mercados internacionales. Después de instalar la planta más moderna y de mayor capacidad del país (hasta 250 mil botellas diarias), comprendió que el mercado colombiano, con su rígido sistema de monopolios departamentales difícilmente sería capaz de ser suficiente para absorber la producción del Cristal.
El experimento arrancó en 1984, año durante el cual se exportaron a los Estados Unidos más de 400 mil botellas, que fueron distribuidas con gran éxito en una decena de estados por la firma Shaw-Ross International Importers de Miami. La cifra, que parece muy grande, significaba entonces apenas un 3% de la producción total del Cristal. En el 85, ese porcentaje aumentó al 5% y para el 86, las expectativas de exportación se calculan en cerca de un millón de botellas.
¿Pero esta cantidad justifica anunciar en un medio tan costoso como Playboy? Todo indica que el objetivo de los distribuidores americanos es consolidar las ventas, ya no entre el público latino que fue conquistada por el producto desde un principio, sino entre los propios gringos que, al parecer, se han sentido bastante atraídos por el Cristal. De ahí que Shaw-Ross haya aceptado pagar alrededor de 62 mil dólares por el aviso, como parte de una campaña que incluye otras revistas y algunos periódicos de la costa este.
Pero los objetivos de la Licorera de Caldas no culminan aquí. Aparte de exportaciones al Perú, se han hecho algunos ensayos para penetrar el difícil mercado europeo, en particular en Francia e Inglaterra, pero las medidas proteccionistas han impedido la consolidación del proyecto. Todo indica que los productores del Cristal están dispuestos a seguirle los pasos a la Federación de Cafeteros, que desde hace algunos meses viene abriéndose paso con audaces campañas publicitarias en Estados Unidos y Europa. De este modo, el aguardiente espera convertirse en una especie de hermano chiquito del café, en la difícil tarea de borrar la mala imagen que los otros hermanos, las ovejas negras si se quiere (coca, marihuana), implantan permanentemente.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.