Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/06/15 23:20

Aislados, una metáfora colombiana

Aislados, de la directora bogotana Marcela Lizcano, se estrena este 16 de junio en las salas cine colombianas.

Santa Cruz del Islote es la isla más densamente poblada del Caribe Colombiano. Foto: Cortesía: Viceversa Cine

Cinco años pasaron desde que Marcela Lizcano escuchó, en las cocinas de la Isla Múcura, en el Archipielago de San Bernardo, sobre la existencia de un isla del tamaño de una manzana que estaba poblada por 540 personas.  La curiosidad que se despertó en Marcela en el 2006 y que comenzó a convertirse en un proyecto en 2011,  hoy tiene el nombre de Aislados, una película que narra la vida de los habitantes de Santa Cruz del Islote.

El primer largometraje de la directora y productora bogotana, que desde este jueves podrá verse en cine, lleva a la audiencia a la isla artificial más densamente poblada del Caribe colombiano. Un lugar en donde convive y sobrevive, en 97 casas, una comunidad conformada por 18 familias que, ante la posibilidad de un desalojo, despiertan para enfrentarse a las nuevas oportunidades que les plantea el futuro. 

Una historia que plasma la realidad de los seres humanos en un microcosmos y que les demuestra a los colombianos que a pesar de la ausencia estatal lo importante es la cohesión social, tener metas definidas para sortearlas como comunidad y así poder exigir una atención oportuna a los temas que más lo demanda. Aspectos que en el caso de Santa Cruz del Islote están relacionados con la educación, para que los habitantes de la isla puedan cursar hasta grado 11, y el manejo de las basuras, que contaminan constantemente la tierra y el mar.

Para Marcela Lizcano una de las reflexiones que deja la película es  que “juntos podemos cambiar y tener esperanzas de un mundo más prometedor, un futuro que no dependa solamente de lo que hace el Estado ni la política, sino de la actitud que tomemos frente a las problemáticas que nos acosan”.

Aislados se convierte a su vez en un llamado hacia la reivindicación de los derechos de las comunidades. En el caso puntual del islote, sus habitantes están en la búsqueda de la titulación colectiva de un territorio que habitan hace más de 160 años y para el que en esta ocasión el cine sirve como portavoz de este reclamo. Una película que no pretenden ser un señalamiento pero que sí invita a sus espectadores a abrir debates y acciones al respecto.

Actualmente Lizcano y su productora Viceversa Cine realizan trabajos relacionados con el arte, la cultura y los derechos humanos. En coproducción con Francia la directora desarrolla Anokua, los guardianes del equilibrio, un proyecto que trata sobre cómo los representantes de los pueblos que residen la Sierra Nevada de Santa Marta buscan mantener el equilibrio en un mundo que constantemente es agredido por sus propios habitantes.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.