Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1988/05/02 00:00

AL AIRE

Nominada para 7 Oscares, "Detrás de las Noticias" muestra la otra cara de un noticiero de T.V

AL AIRE

Desde niño, la cara bonita de Tom Grunick llamó la atención de todos. En el colegio sacaba notas pésimas pero las maestras y las compañeras lo hacían sentir superior cuando le demostraban la atracción que sentían hacia él. Tom siempre fue apuesto y ambicioso, con la decisión de dar el salto desde el pequeño pueblo donde vivía hacia el tope del mundo, como fuera.
A la misma edad, una niña llamada Jane Craig volvía loco al padre haciéndole preguntas y planteándole temas que ni siquiera los adultos eran capaces de resolver y, mientras su futuro compañero de trabajo decidía que ser bonito no era suficiente, ella dejaba de dormir por escribir largas y minuciosas cartas a las amigas. Al otro lado del país, un tercer personaje llamado Aaron Altman desafiaba la ira de sus compañeros de graduación en el colegio al hacerlos sentir miserables y apocados ante el brillo de sus palabras.
Estos tres personajes que aparentemente nada tienen en común, Tom, Aaron y la muchacha llamada Jane son los protagonistas de una historia de amor y pasiones encontradas, contada en una película diferente y divertida, "Detrás de las Noticias" (Broadcast News, aspirante a 7 Oscares el próximo lunes 11), que se desenvuelve en el infierno a puertas cerradas de un noticiero de televisión norteamericano .
Hasta la llegada de Jane y Aaron al pueblo donde vivia Tom, éste actuaba en la oscuridad. Lo contratan para que vaya como reportero en Washington y lo que descubre, lo deja maravillado. Jane es la más joven y exitosa productora de noticieros, grita, pierde aparentemente el control, insulta, pide, se excita y consigue que su trabajo sea reconocido por todos, hasta por el presentador, ese ser omnipresente que emite las noticias desde los estudios en Nueva York (interpretado por Jack Nicholson quien, curiosamente, esta vez no está poseido por el demonio). Tom entra, pues, al círculo cerrado de un equipo de televisión donde ella es la reina, con su ingenuidad, su belleza y su juventud. Al otro lado del triángulo está Aaron, mediocre, sumiso y con un sentido del humor negro que le sirve para sobrevivir entre tantas zancadillas y trampas.
Tom es interpretado por William Hurt, Jane por la actriz Holly Hunter y Aaron, por Albert Brook. Los tres han sido nominados al Oscar, lo mismo que la película, pero no así el director, James Brook quien en 1983 se llevó cinco Oscares con "La fuerza del cariño". En ese entonces conmovió a millones de espectadores con el drama de las relaciones de una madre viuda y su hija que tiene conflictos conyugales, y conoce a un ex astronauta que vive en la puerta del lado. Desde entonces, Brook estuvo interesado en volver a contar un drama que girara alrededor de las relaciones de gente común y corriente, como estos reporteros de televisión que están enamorados de la misma muchacha y en un momento dado no saben distinguir dónde comienza su mundo íntimo y dónde el profesional.
Aparentemente el tema no es popular, no es accesible a todos los espectadores, aunque en Colombia la figura del presentador o anchorman de los noticieros, iniciada por Juan Guillermo Rios y vigorizada por José Fernández Gómez, ha logrado calar y convertir al personaje en otra noticia, en un espectáculo. Pero el trasfondo del noticiero con sus agonias antes de salir al aire, con las mentiras que dicen algunos, con las crisis que se presentan (la muchacha está feliz, se siente plena y de repente estalla en sollozos como forma de liberación síquica), con la reacción de los espectadores, con las pugnas entre los jefes, con la salvaje relación que se establece entre los personajes, esa atmósfera es sólo el pretexto que necesitaba el guionista y director para construir, con humor negro y ternura, este triángulo que le funciona muy bien, sobre todo en esas escenas que aún los espectadores no familiarizados con el mundo de la televisión sabrán apreciar: cuando se presenta el ataque libio a una base norteamericana y el presentador oficial no está, habilitan a Tom para que salga al aire, improvisadamente, y la productora le hace colocar un audífono que servirá como un cordón umbilical. Ella le irá susurrando oportunamente las frases que debe decir, las preguntas que tiene que formular y él se sentirá excitado al saber que ella está en su cabeza, dentro de él. También están las escenas de la primera presentación al aire de Aaron, en las noticias del sábado a las seis, cuando sufre un ataque de nervios y comienza a sudar, sus compañeros tratan de secarlo, le cambian la camisa y los televidentes llaman porque temen que sea un ataque cardíaco; cuando la muchacha descubre el origen de las lágrimas de Tom... son momentos que convierten a "Detrás de las Noticias" en una película diferente, curiosa, muy norteamericana en su concepción moral y amorosa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.