Jueves, 19 de enero de 2017

| 2003/09/07 00:00

Alanis, la inconforme

El próximo sábado estará en el estadio El Campín de Bogotá Alanis Morissette, una cantante que se ha convertido en figura representativa de toda una generación.

Alanis, la inconforme

Alanis Morissette ha logrado reflejar en su música los sentimientos de una generación que se siente atrapada y un poco desperdiciada. Y si bien ella afirma que es sólo una cantante, es obvio que se ha convertido en el símbolo de estos jóvenes que tienen hoy entre 20 y 30 años.En efecto, desde que lanzó su primer disco, en 1991, esta canadiense logró transformar en música los sentimientos de inconformidad de sus contemporáneos.

Morissette nació en Ottawa (Canadá) en 1974 y desde niña se dedicó a la música. A los 9 años descubrió a Bob Dylan y a los Rolling Stones y, como muchas otras, decidió que su destino sería la música. Pero esta decisión no se quedó en un sueño: en 1991 lanzó su primer disco, llamado Alanis, y al año siguiente Now is the Time. El éxito fue tal que a los 15 años ya era una de las cantantes juveniles más famosas de Canadá. Sin embargo Morissette no se sentía a gusto haciendo música pop para jovencitas. Por eso renunció a todos sus compromisos y se dedicó a escribir una música más real y acorde con su personalidad rebelde. Las cosas no le funcionaron al principio: perdió su trabajo y no tenía dónde vivir. Pero después de mucho tiempo encontró a alguien que entendía mejor sus intereses: el productor Glen Ballard, quien le dio toda la libertad creativa y coescribió con ella el álbum Jagged Little Pill.

Lo que parecía en un principio un experimento arriesgado se convirtió en uno de los discos más vendidos y comentados de la década, pues se vendieron en los primeros meses 16 millones de copias en todo el mundo, lo que lo convirtió en el álbum debut más vendido en la historia de la música. El disco fue recibido con mucho entusiasmo por los críticos y el público, quienes veían en la música de Morissette un nuevo aire. Jagged Little Pill tenía una influencia clara de artistas como Björk, Radiohead, PJ Harvey y retomaba un tono similar al de Nirvana. Morissette les recordó a los jóvenes la actitud de Kurt Cobain, el líder de Nirvana (el grupo de rock más importante de los años 90) y esto fue fundamental para su éxito.

Lo que más sorprendió al público fue la manera franca y cruda como esta joven de 20 años hablaba de temas como su sexualidad y su tristeza. Las canciones You Oughta Know, Ironic y Hand in My Pocket se convirtieron en himnos para una generación de jóvenes que no encontraban el sentido a la vida. Muchos entendieron el disco como un manifiesto de la llamada Generación X (como se conoce a la de los nacidos entre 1970 y 1980). Morissette se convirtió entonces en una vocera que cantaba sobre todos sus miedos y deseos. Ella, no muy convencida, asumió esta vocería: "Me da la impresión de que todo el concepto de Generación X implica una pérdida de la esperanza. De cierta forma entiendo este concepto y estoy de acuerdo con él: somos una generación que tiene cada vez menos razones para estar contenta. Pero al mismo tiempo creo que es injusto subestimarnos, porque detrás de nuestro aburrimiento hay un gran potencial", dijo en alguna ocasión.

El gran mérito de Morissette es que creó un álbum honesto en el que hablaba de ella misma y que no estaba hecho de acuerdo con la moda. Y esto le permitió llegar a un público que buscaba música real y sincera. Pero, lejos de beneficiarla, este éxito la afecto mucho. Con apenas 20 años Morissette era una de las cantantes más famosas y exitosas del mundo y esto no fue fácil para ella. Además su álbum fue malinterpretado por algunos, que la calificaron de amargada y pervertida. Sin duda esas críticas la afectaron y, muy pronto, perdió interés por su trabajo. En una entrevista reciente confesó que después del lanzamiento de Jagged Little Pill había pasado meses sin sonreír. Así que decidió tomar un descanso.

Se dedicó a viajar por el mundo: fue a la India y a Cuba, donde aprendió nuevas formas de entender la música. Después de este descanso Alanis regresó con una actitud más tranquila y con nuevas ideas musicales. Así, entró al estudio y grabó su nuevo álbum, Supposed Former Infatuation Junkie. El disco fue recibido con gran entusiasmo por sus seguidores y el primer corte, Thank you, llegó rápidamente al primer lugar en Estados Unidos. Al año siguiente grabó un disco acústico con MTV y participó en la película Dogma, en la que interpretó a Dios.

El año pasado lanzó su quinta producción, Under Rug Swept, escrito y producido totalmente por ella. Este trabajo mantiene el mismo tono de sus álbumes anteriores, con letras intensas y una voz desgarrada. Se trata de un disco que no se puede clasificar en un género pues mezcla las baladas con canciones con un sonido underground. Sin embargo la crítica no ha sido muy buena y varios han afirmado que no tiene la misma fuerza de las producciones anteriores. Sin embrago Morissette sigue siendo una de las artistas más completas e interesantes en el mundo. Y, sin duda, su concierto del 12 de septiembre cumplirá todas las expectativas de los bogotanos.

Recuadro

Quince años del ‘Concierto de Conciertos’



VEA TODA LA INFORMACIÓN SOBRE EL CONCIERTO DE ALANIS MORRISETTE EN LA AGENDA CULTURAL DE SEMANA.COM

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.