Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/23/1987 12:00:00 AM

ALGO MAS QUE UN DECIR

Mucha espontaneidad y un toque de chabacanería, la clave del programa "Dicen que..."

Si hay alguien que sepa a ciencia cierta dónde ponen las garzas, son los periodistas del programa "Dicen que...". Con sus cámaras y su particular estilo periodístico, lograron seguirle la pista a una y la poncharon en el momento en que depositaba su huevo. Luego se acercaron al nido y, para sorpresa de los televidentes, descubrieron que el sitio donde ponen las garzas es el mismo donde las vacas hacen sus necesidades.
"Dicen que..." es un programa de Caracol Televisión que se transmite los jueves a las once de la noche y está dirigido por Amparo Pérez. Inicialmente fue ofrecido por la programadora al actual concejal Pablo Laserna, quien haría una especie de magazín, en el que él se encargaría de la parte política y Magda Egas,de farándula. Cuando Laserna le comentó a Amparo Pérez la idea, ella les propuso la actual estructura. Hoy se ha retirado Magda y al equipo se han integrado los periodistas Claudia Arcila, Alejandro Muñoz y Fabiola Ortiz.
Los temas que escogen, sin embargo, no se limitan a develar los misterios y los orígenes de las máximas populares. También incursionan en esas realidades del país que con el paso del tiempo se van convirtiendo en verdades absolutas. Por ejemplo, dicen que los costeños son flojos. Así se llamó una sección del programa en la que los reporteros entrevistaron a varios de ellos, quienes, ni cortos ni perezosos, contestaron que "no es que nosotros seamos flojos, sino que como tú sabes, con este clima es muy teso trabajar". Otro, recostado cómodamente a una pared, con gran frescura dijo ante las cámaras: "Ahí donde usted me ve, yo estoy trabajando".
Que los boyacenses son solapados, fue un tema que puso en serios aprietos al equipo periodístico en Tunja. Cuando hacían el reportaje a un boyacense de pura cepa, una señora de edad tomó por asalto el micrófono y en tono airado protestó por lo mal que se hablaba de los boyacenses mientras de Boyacá se llevan las mejores sirvientas, los mejores policías y las mejores esmeraldas. Cuando le dio abruptamente la espalda a la cámara, en los televidentes quedó la duda de si efectivamente los boyacenses eran solapados o todo lo contrario.
El éxito del programa parece residir en que es mejor lo que resulta que lo que los realizadores se proponen, y ello es posible porque le dan a la gente libertad para expresarse tranquilamente ante las cámaras, e inclusive la estimulan para ello.
El programa, en realidad, algo tiene de divertido y de ramplón. Aunque es hecho en forma artesanal y con notas periodísticas a veces traídas de los cabellos, representa ciertamente un nuevo aire de espontaneidad para la televisión, tan acartonada y llena de enlatados.
Pero lo más importante y lo que salta a simple vista, es que puede tratarse de uno de los programas de la televisión colombiana que se hace con más mística y cariño, y a pesar de que el horario no les favorece, ha conquistado buena audiencia y está cumpliendo en este mes,un año de existencia.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.