Martes, 24 de enero de 2017

| 1987/04/06 00:00

ALTO CONTRASTE

Dos exposiciones fotográficas validan el concepto foto-arte y muestran dos mundos diferentes.

ALTO CONTRASTE

A pesar de la ya centenaria tradición fotográfica de Colombia, parece que la gente aún no está preparada para enfrentarse a esta forma de expresión artística. El campo se ha reservado para el reporterismo gráfico y el álbum de familia, dejando de lado una de las áreas más sorprendentes de este arte visual.
No obstante, en este sentido ya se empiezan a dar los primeros pasos. Al menos eso parece indicar la doble muestra fotográfica que en días pasados inauguró el Museo de Arte Moderno de Bogotá. Se trata de "Latinas, Nueva York: "El Barrio", Harlem hispano", de Jeanine El'Gazi, e "Islandia", de Santiago Harker, dos bogotanos, cuyas obras serán exhibidas por cinco semanas más en ese museo.
La muestra de Jeanine El'Gazi comprende 45 placas en blanco y negro acerca de las latinas que viven en Nueva York. En ellas ha querido reflejar el machismo y la subvaloración de que es objeto la mujer caribeña, y su extraordinario mundo lleno de mitos sexuales un tanto surrealistas. "Mi trabajo no pretende dar cuenta ni ilustrar sólo anécdotas de la vida de estos habitantes de El Barrio. Hay en él una búsqueda estética. Estas imágenes buscan más bien explorar códigos de la fotografía misma, en su interacción con los estereotipos culturales y sociales".
Por su parte, Santiago Harker ha reunido 42 fotografías a todo color, fruto de su permanencia durante un año en Islandia. Su vocación por la errancia y el desencanto de las convenciones de su profesión -la ingeniería-, lo llevaron a explorar el mundo en busca de su anhelada libertad. "Libre de presiones, y con el tiempo necesario, descubrí poco a poco que lo que me rodeaba tomaba un nuevo significado; pensé entonces que esas visiones podían compartirse por medio de la fotografía". Harker esperó pacientemente cada estación, y logró plasmar en su obra la maravilla del color de una naturaleza completamente opuesta al trópico.
El contraste entre las muestras que exhibe el Museo de Arte Moderno permite al espectador presenciar, por medio de la fotografía, dos mundos fascinantes, bastante lejanos entre sí uno de ellos muy cercano a nuestra realidad y el otro de una lejanía de hielo, pero ambos transportados hasta aquí por la magia de la fotografía, que es un arte.

Fernando Quirós Rey

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.