Martes, 23 de septiembre de 2014

| 2013/08/23 00:00

Amigos Invisibles de concierto en Bogotá

El grupo trae un show en el que promociona su nuevo disco y recuerda clásicos de los noventa que lo hicieron famoso.

De izquierda a derecha: Mauricio Arcas, Armando Figueredo, Julio Briceño, Juan Manuel Roura, José Rafael Torres y José Luis Pardo. Foto: Archivo particular.

Horas antes de su concierto, Semana.com conversó con el grupo venezolano Los Amigos Invisibles. Traen un show con mucho del disco nuevo, cuyo single 'La que me gusta' ya se ha hecho tan grande como 'Cuchi-cuchi' o 'En cuatro', antiguos éxitos de la banda.

Semana.com:
Después de vivir durante tanto tiempo fuera de Venezuela, ¿cómo tratan de mantenerse conectados con sus raíces?

Juan Manuel Roura: Cada uno mantiene contacto con Venezuela a su manera. Ya sea con la familia, por teléfono, por correo o leyendo periódicos. Nos fuimos de Venezuela ya mayores, pero si nos hubiéramos ido cuando niños el escenario habría sido muy distinto.

Julio Briceño: Nuestra música nos ha convertido en representantes de Venezuela en el mundo. Hay fans que se quejan porque ahora también estamos cantando en inglés, pero al final lo que importa es qué tan buena es la canción. Además, en todos los discos hemos hecho siempre lo que queremos.

Semana.com: ¿Qué tal es el público estadounidense?

J. B.: Estados Unidos tiene su particularidad. Ya tenemos una base de fanáticos y, aunque no es muy grande, ha permanecido fiel todos estos años. Siempre que nos presentamos en ciudades principales nos va muy bien. Y cuando tocamos en festivales, como el de Coachella, sabemos que hay gente que no nos conoce, pero lo bueno es que se logran conectar con la música. En general es un público muy abierto.

Semana.com: ¿El éxodo de venezolanos se refleja en sus conciertos?

J. B.: En los últimos 10 años el venezolano se ha convertido en inmigrante. Alguna vez alguien nos dijo que nosotros éramos el ‘soundtrack’ del exilio. A nuestros conciertos siempre van muchos venezolanos y a ellos les parece un ‘orgullo nacional’ que también logremos convocar a tantos estadounidenses. Sienten que alguien los está representando en el exterior.

José Rafael Torres: Yo pensaba que no iba a poder realizar el sueño de llenar el Madisson Square Garden, pero con la cantidad de venezolanos que están llegando a Nueva York, yo creo que en 5 años lo llenamos.

J. B.: A Nueva York también va mucho colombiano y tenemos un gran público de República Dominicana que conecta con nuestra música. Y los mexicanos, porque en México nos va muy bien.

Semana.com: Sí, han tenido mucho éxito en México. ¿Eso tiene que ver con que hayan grabado allá su nuevo video?

Armando Figueredo: Hemos estado yendo a México y trabajando allá desde 1997. Siempre estuvimos ahí firmes, hasta que nos aceptaron. México tiene una particularidad: cuando te acepta lo hace de 
brazos abiertos y te entrega el corazón.

J. B.: Y tú tienes que entregarlo de vuelta con buenos shows.

Semana.com: Ustedes comenzaron en los noventa sacando discos como lo hacían todos los artistas. Hoy en día, ¿cómo los escucha el público? ¿Qué estrategias utilizan para llegarle a la gente?

J. R. T.: Hoy en día la realidad es que gratis contra gratis no compite. Nosotros no tenemos una trasnacional que nos coloque el disco en todos lados. Simplemente a veces es más fácil usar el Internet y bajarte el archivo con nuestros ocho discos completos. Y está bien. Una cosa positiva de eso es que en México, por ejemplo, nosotros realmente no vendemos miles de CDs pero, cuando tocamos allá, llenamos auditorios de 10.000 personas.

Semana.com: Pero no se puede vivir del aire...

J. B.: Por eso estamos aquí. Es el "en vivo" lo que importa. Y creo que ha sido así siempre. El artista que quiera vivir de esto tiene que tener un buen “en vivo”.

Semana.com: Entonces, ¿cómo piensan esa puesta en escena que es tan importante?

J.B.: Es que nosotros venimos de ser una banda en vivo. Nosotros empezamos como una banda que tocaba en bares.

A. F.: Los Amigos Invisibles empezamos organizando fiestas y eventos con música en vivo. Hicimos eso durante cuatro años antes de considerar grabar un disco.

J. B.: Y cuando grabamos el primero, y quizá todavía, mucha gente se nos acercaba y nos decía: es que ustedes son mejores en vivo que en disco, por eso es que hay que irlos a ver.

A. F.: Cuando estamos componiendo un disco, muchas veces mostramos las canciones en vivo antes de grabarlas.

J. R. T.: La idea es ir a ver a un artista con el que realmente conectas: que te hace reír, bailar y hasta llorar. Que te mueve. Ahí dices “por eso es que yo pagué”. Nosotros sabemos que la gente paga por ver a un músico trabajando. Además es divertido darlo todo en el escenario, no es un sacrificio.

A. F.: Si no fuera así, no tendría sentido. No estaríamos aquí.

Semana.com: ¿Qué traen para el concierto de esta noche?

J. B.: Va a ser un gran popurrí de canciones, una especie de mosaico inspirado en la Billos Caracas Boys. Así da chance de tocar todo lo que la gente quiere escuchar.

J. M. R.: Ese se ha convertido en el trademark (marca registrada) del show de los amigos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×