Martes, 16 de septiembre de 2014

| 2013/02/23 06:00

Amor

por Manuel Kalmanovitz G.

La premiada cinta de Michael Haneke nos muestra una pareja mayor que enfrenta la enfemedad. Es una película devastadora con actuaciones extraordinarias. ****

Amor

Título original: Amour

Año: 2012

País: Francia

Director: Michael Haneke

Guión: Michael Haneke

Actores: Jean-Louis Trintignant, Emmanuelle Riva e Isabelle Huppert

No son muchas las películas que lo dejan a uno pensando durante días; menos aun durante semanas. Amor es una de ellas. ¿Quiere eso decir que hay que verla? ¿O que es mejor evitarla? ¿De verdad quiere uno ir por ahí pensando constantemente en la enfermedad y la muerte? Desde que la vi (hace casi un mes) me encuentro de vez en cuando volviendo a ella, como quien regresa a algo terrible: un accidente que vio en la carretera o un rayo que cayó demasiado cerca y dejó un agujero chamuscado y humeante.

Los recuerdos son variados y tienen que ver con el amor del título, pero también con la muerte y la forma como nos relacionamos con el sufrimiento. Porque no he visto nada que muestre de una forma tan primaria y sin arandelas el proceso de salir de este mundo. En contraste a las muertes fulminantes de los villanos (y de unos poquísimos no villanos) que acostumbramos ver en cine, la muerte en Amor llega lentamente; es un proceso acumulativo y la dureza de la película reside, en parte, en hacernos enfrentar ese tiempo.

Amor tiene recursos formales limitados, hay poca música y ningún movimiento espectacular de cámara. Lo que tiene, en cambio, son actuaciones hipnóticas de dos grandes estrellas de la Nueva Ola francesa (Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva) a través de las cuales podemos ver un sufrimiento doble: el de la mujer enferma y el del marido que la cuida y que hace lo que puede para aliviar su padecer (temprano en la película ella sufre una embolia que le paraliza la mitad del cuerpo y él se compromete a no internarla en ninguna institución).

Hay una toma larga y enigmática al comienzo, antes de que empiece el padecimiento. Es un plano abierto de las sillas de un teatro mientras la gente llega y las ocupa. Dos de los espectadores son los protagonistas de la película, pero nada los distingue de los demás, están perdidos entre toda la gente. ¿Será una forma de decir que esta historia terrible le puede pasar a cualquiera? ¿Que, si bien la película se centra en esta pareja particular, lo que vemos le pasará a muchos de los espectadores que están acomodándose tranquilamente, pensando en sus líos cotidianos mientras esperan el comienzo del espectáculo?

Dentro del padecimiento hay un par de momentos fugaces y hermosos. En uno, él le está ayudando a ella a pasar de la silla de ruedas a un sillón y la coordinación entre los dos y la posición de cada uno (parados muy cerca frente a frente) los hacen parecer una pareja a punto de salir a bailar. Ahí me pareció ver el amor del título, retratado de una forma conmovedora, sutil y simple.

Pero es, como decía, un momento fugaz. La realidad del padecimiento es lo que predomina en la película.

Amor produce unas emociones complejas: compasión, rabia, impaciencia. Luego vergüenza por haber sido impaciente y el ciclo recomienza. La neutralidad formal, paradójicamente, intensifica esas emociones tan básicas. Al final, sin música ni adornos, solo queda enfrentarnos a la devastación. 

CARTELERA 


**** Excelente     ***1/2 Muy buena     ***Buena     **1/2 Aceptable     ** Regular      * Mala   

Objetivo: Bin Laden ***

Una agente de la CIA se dedica a buscar a Bin Laden. En los diez años que le toma no tiene tiempo de cuestionarse nada.

Los miserables  ***

La larga historia del prisionero Valjean regenerado y perseguido por Javert se cuenta esta vez con canciones. 

Pescador ***

Un pescador encuentra un envío de cocaína e intenta venderlo. Contada con una refrescante falta de amarillismo.

Los juegos del destino **½ 

Un maniaco-depresivo recién salido de un manicomio conoce a una chica recién enviudada en esta comedia optimista.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×