Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1996/01/01 00:00

AMORES JUZGADOS

'De amores y delitos' es una serie histórica que se aleja de la épica para mostrar el rostro humano del pasado.

AMORES JUZGADOS

HACE ALGUNOS años la película francesa El regreso de Martin Guerre sorprendió con la historia de un hombre que llegaba a un pueblo medieval y suplantaba a un soldado que nunca volvió de la guerra. Además de la bella historia de amor, esta producción descubrió matices de un período siempre visto desde la óptica de los reyes pero que nunca le ha dado la voz a sus habitantes anónimos. La película innovó en la puesta en escena, logró una reconstrucción milimétrica de la vida cotidiana de este período y llevó a la pantalla grande una historia sacada de un archivo judicial. Es precisamente este experimento el que ahora intenta Audiovisuales con la serie De amores y delitos, una propuesta novedosa en la que trabaja desde hace más de un año, según una idea original de Gabriel García Márquez.
No es esta la primera puesta en escena de hechos históricos, un género del que se recuerdan las series Revivamos nuestra historia y Crónicas de una generación trágica. Pero esta propuesta explora otra vertiente: la de los archivos judiciales y las clases populares alejadas del poder. Por su naturaleza, en estos relatos no aparecen los consabidos próceres, quienes le dan paso a las pasiones y odios que desataron romances detallados en los archivos judiciales.
Para lograr el rigor histórico pero también la suficiente intensidad dramática, un grupo de historiadores, encabezados por María Teresa Calderón y Pablo Rodríguez, se reunió con los libretistas Juana Uribe, Humberto Dorado y Heriberto Fiorillo para llevar a la pantalla estos pedazos de pasado en carne viva. De aquí salieron tres capítulos: Buitima 1780 (domingo 3, 6:30 p.m., Cadena Uno), El alma del maiz (domingo 10) y Amores ilícitos (domingo 17). Cada uno de ellos trata partir de un hecho judicial protagonizado por personas comunes y corrientes, un aspecto definitivo del siglo XVIII. El primero habla del gamonalismo en el éxodo de una población entera para huir de los abusos de una familia en el poder. El segundo, a través de los ojos de una pareja de indígenas, retrata el enfrentamiento cultural representado en la pelea entre la chicha y el aguardiente. Y el tercero, una tragedia de amor marcada por el racismo, cuenta dramáticamente las dificultades del nacimiento de la Colombia mestiza.
Para la realización de estos capítulos, de una hora cada uno, no se escatimaron detalles. Se filmaron en 16 milímetros en Barichara y Cabrera (Santander) y Villa de Leiva, adonde se trasladó un ejército de actores, directores, costureros, diseñadores y técnicos que pintaron pueblos, tumbaron parques para acercarlos a la arquitectura de la época y los volvieron a dejar intactos, diseñaron vestidos para miles de extras, recogieron objetos de la época y consiguieron atmósferas adecuadas.
Aunque con muchos logros en la ambientación y la concepción de las historias, Buitima no logra rebasar los esquemas del melodrama y El alma del maíz maneja un lenguaje y un ritmo un poco difícil para el público común. Pero en general es un paso firme hacia nuevas propuestas y tratamientos televisivos. La idea original era que la serie continuara con otros tres capítulos sobre brujería y palenques. Sin embargo, después del golpe asestado a esta programadora por el Ministerio de Comunicaciones al sacarla de los canales nacionales, éste, como todos sus otros proyectos, está ahora en entredicho. Pero en todo caso es un broche de oro para cerrar este año de pocas sorpresas en la televisión.

PARA VER...

EL PRINCIPE DE LAS MAREAS CANAL A, VIERNES 8, 9:00 PM.
EL DRAMA bucólico de un hombre atormentado por su pasado, una familia en conflicto y una siquiatra inteligente y sexy, ambientado en playas idílicas y brumas marinas, le sirvió a la directora y actriz Barbra Streissand para realizar esta película nominada a 10 premios Oscar. Con una fotografía idílica, contraluces dorados y muchos silencios, se desarrolla un triángulo amoroso en el cual triunfan la sensualidad y la inteligencia de una profesional madura que salva de sus conflictos internos a su paciente (Nick Nolte), mucho más rudo y elemental. Es decir, una historia hecha a la medida para la aprendiz de directora Streissand, que con soluciones cinematográficas bastante tradicionales y muy pocos sobresaltos logró conmover y convencer al gran público en 1993.

RAICES II
CADENA UNO, VIERNES 8, 5:00 PM.
LA PRIMERA parte de Raíces fue una serie que conmovió a la sociedad norteamericana y al mundo entero con su ruda versión de la esclavitud en Estados Unidos y la riqueza de sus valientes personajes. Ahora la saga continúa con la historia de una mulata que debe imponerse a las adversidades de una sociedad racista y cruel. Esta mujer, que logra vencer los odios y la ignorancia de su tiempo, es un retrato poético y épico de la abuela del escritor Alex Halley, autor de la novela en la que se basa esta superproducción para la televisión.

AUTOPSIA DE UN EXTRATERRESTRE CANAL A, JUEVES 7, 7:30 PM.
AUNQUE LOS ovni no cuentan en los 90 con los fans de décadas pasadas, este año sucedió un supuesto descubrimiento que dejó con la boca abierta a 500 millones de personas en todo el mundo. Es una extraña filmación, cuyos autores aseguran es el primer testimonio de la presencia de extraterrestres. La historia se remonta a 1947, cuando supuestamente un objeto volador no identificado cayó en Roswell (Nuevo México). Después del suceso los habitantes del lugar vieron a unos extraños hombrecitos, a uno de los cuales se le hizo una autopsia. Esta operación la filmó un camarógrafo de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, quien guardó una copia después de entregar la original al gobierno. Esta sería la que supuestamente salió a la luz pública este año, y que conmocionó a los fanáticos del tema. Defendida por muchos y acusada por otros de ser un montaje, esta película que ha recorrido todo el mundo llega este jueves y viernes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.