Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/08/14 16:00

“¿Cuándo volvemos privado a Rock al Parque?”

Andrés Cardona, coordinador artístico de Rock al Parque en 2013, habló sobre la labor de escoger los grupos que participan en este certamen.

Andrés Cardona. Foto: radionica.rocks

El debate sobre lo que es o no es rock lleva más de 50 años. Y por ahora no termina, menos cuando se viene un festival como Rock al Parque, en el que cada vez se le apuesta más a la diversidad, a la presencia de nuevas voces y fusiones.

Es ahí cuando surge la pregunta: ¿Qué criterios se tienen en cuenta para escoger los grupos que se suben a la tarima? Y quien mejor que Andrés Cardona, coordinador artístico de Rock al Parque en 2013, para hablar sobre esto.

SEMANA: ¿Cuál es, en su concepto, el límite de la palabra rock?

Andrés Cardona:
Cuando se le ponen límites al rock se convierte en algo tan aburrido... Ahí está la clave: en transgredir, incomodar, cuestionar al oyente.

SEMANA: Entonces, ¿cómo vive usted el rock?

A.C.:
Recuerdo que al analizar mis discos favoritos me encontraba siempre con algo que me incomodaba y que me hacía tratar de entenderlo... Y en últimas, esa era la razón de volver a oírlo una y otra vez.  Ninguno de mis artistas favoritos se ha preocupado por ser la bandera de un género específico, y de hecho las rotulaciones siempre les han quedado cortas. Para mí eso es el rock, la libertad de hacer lo que se le dé la gana con la música.

SEMANA: En un evento como Rock al Parque, ¿cuál debe ser la función del curador?

A.C.:
La curaduría artística es un término que nos hemos ido apropiando de los museos de arte. Es, en esencia, la labor de alguien con conocimientos en historia (del arte, en este caso la música colombiana) y en estética. El curador es la persona encargada de valorar bienes artísticos y entender como exponerlos de manera efectiva.

SEMANA: ¿Y cómo se desempeña esta función en un evento como Rock al Parque?

A.C.:
En Rock al parque, el foco con el que se guía una persona en ese cargo es con el "concepto artístico del festival", en donde la persona elabora una premisa que, a manera de idea básica, le ayuda a hacer la programación. Esta premisa es la primera que se ve intervenida por las entidades distritales, en donde se sugiere el enfoque que debe tomar el festival según el plan de gobierno. De ahí los eslóganes que hablan de tolerancia, convivencia o -el de este año- "cultura de paz".

SEMANA: ¿Qué se tiene en cuenta para la programación?

A.C.:
Los elementos a tener en cuenta para programar, varían según el curador y el concepto artístico de cada festival. Sin embargo, hay dos de esos elementos de los que ningún programador se salva: falta de presupuesto para artistas de primera línea (o artistas de cierre) y disponibilidad de artistas dentro de las giras.

SEMANA: ¿Deben estar en rock al Parque agrupaciones como Sidestepper, Bomba Estéreo, Systema Solar o Choc Quib Town en Rock al Parque?

A.C.:
A título personal, preferiría verlas en Colombia al Parque, un festival que necesita más ayuda de asistencia que Rock al Parque. No lo digo por la discusión interminable de que si esos grupos son esto o lo otro, sino porque ya estuvieron varias veces.  Sin duda tienen un poder de convocatoria grande y eso hace que los vuelvan a llamar una y otra vez. Así como cuando vuelven a llamar por enésima vez a Café Tacvba o a A.N.I.M.A.L. Ahí está el problema, en la repetición. Encasillarlo en ese síndrome de "Premier Caracol: volver al futuro", en donde cada domingo se estrena la misma película una y otra vez.

SEMANA: ¿Qué opina sobre la discusión de los últimos días sobre qué grupos deben estar en Rock al Parque?

A.C.:
Creo que la gente se está desgastando con la discusión de la definición del rock, y hasta sirve de cortina de humo para el festival. Lo importante acá es ver cómo están llevando a cabo la misión de llevarle cultura a toda la ciudad: ¿Repitiendo artistas que se sabe que llenan el parque? Eso suena más a entretenimiento que a cultura. ¿Trayendo artistas representativos de hace 10 años porque no hay más presupuesto? Suena más a museo que a exposición.  Estos inconvenientes no los solucionan de acuerdo con el personal que esté a cargo de Rock al Parque. Cambiará cuando el festival sea privado y tenga los recursos apropiados. Esa debería ser la discusión: ¿Cuándo lo volvemos privado? ¿Cómo?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.