Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1986/05/12 00:00

ANTES DE HITLER

La pintura y el cine de la época del expresionismo alemán, muestran toda su vitalidad en el Museo de Arte Moderno de Bogotá

ANTES DE HITLER

Entre el antiguo Imperio Germánico y la República Alemana sólo hay un fatal mediador: la derrota alemana en la Primera Guerra Mundial que impone a los vencidos condiciones humillantes para una paz que no iba a ser duradera. Esta época, la primera de la República Alemana, apenas tuvo una vida efímera de 14 años. A estos 14 años, que se extienden desde noviembre de 1918 a enero de 1933, se les reconoce en la historia europea como la época de la República de Weimar. Para el observador actual esa época es ya una leyenda, tiene toda la palpación de lo mítico.
El clima social de la Alemania derrotada, arruinada en su economía y herida mortalmente en su dignidad, crea un caldo de cultivo para grandes agitaciones sociales e intelectuales.
Toda una transformación de los sentimientos nacionalistas fluye en la oscuridad de la postguerra con intención cada vez más crítica. Así se comprenderá que la semilla de la que brotara irresistible el nazismo fue puesta en la tierra en la noche oseura de éste período. Pero también por debajo de la superficie inquietante de los hechos políticos, una corriente subterránea de posturas artísticas fueron dándole una identidad dramática a este tiempo: así se revelan las activas exploraciones del expresionismo alemán.
Es precisamente a través del arte de estos años como podemos comprender los fenómenos de éstas épocas, sus grandes mutaciones, las tensiones sociales y políticas que le dieron a la nación alemana un vuelco histórico que la puso en camino hacia una nueva guerra.
En pocos movimientos artísticos la vida espiritual y material de una nación ha quedado tan dramáticamente encerrada como en el expresionismo alemán. De aquí que su importancia como testigo y como reflejo de la historia resulte tan elocuente. La exposición "Gráfica crítica en la época de Weimar", que actualmente presenta el Museo de Arte Moderno, es un claro testimonio. Los artistas habían tomado el hilo de la vida cotidiana y en es bozos, viñetas y libelos expresan con una emoción sobrecargada en oleadas de tinta su iracundia, su feroz crítica social.
En el cine, la expresión no fue menos importante. En la historia del cine, el expresionismo alemán ha pasado a ser una de las tendencias más ricas, coherentes y singulares. Lo intentó todo, desde el drama sicológico en "El gabinete del doctor Caligari", por ejemplo, película dirigida por Robert Wein y aparecida en 1919.
Inaugura en el cine el expresionismo alemán planteando una alegoría del poder hipnótico que el Estado puede ejercer sobre el individuo. De otra parte, la comedia burlesca y renovadora tiene su representación en "La princesa de las ostras" del director Ernst Lubitsch, filme que también apareció en 1919 y se constituye en una sátira al ascenso de la riqueza al poder.
En el trasfondo del ambiente oriental egipcio, "Los ojos de la Momia Ma" plantea el descubrimiento del mismo por parte de Occidente. Protagonizada por Pola Negri, la película no alcanza a ser expresionista ya que aparece en 1918 y su interés radica en que da los primeros pasos hacia él. En cuanto al drama histórico, "El Golem" recrea la leyenda cabalística. El director Paul Wegener se basa en la leyenda judía cuyo pueblo crea un hombre artificial que se pone en movimiento gracias a la Cábala. En este filme, salido en 1920, se registra una anticipación a la amenaza que en los años treinta se declara contra el judaísmo.
Una de las más bellas películas de este ciclo expresionista es "Los Nibelungos", el relato épico de las viejas leyendas germánicas, basada en la saga medieval. Las películas de este período ofrecen al publico una posibilidad de comprender el panorama general de una época histórica que siendo a la vez intensa y conflictiva además de entrar en pugna consigo mismo, rompe en dos la historia social y artística del siglo XX gracias al expresionismo alemán. Durante la última semana de abril, el ciclo de cine expresionista continuará en la sede del Museo de Arte Moderno de Bogotá. Se presentarán, el 22 de abril, "El gabinete del doctor Caligari"; el 23, "La muñeca de Past" y "Sueños de un alma" y el 24, "Nosferatu", de Murnau. Finalmente este ciclo se une con otro que el mismo museo presentará de Nuevo Cine Alemán, pues como lo anotó el director Herzog: "Nosotros no tuvimos padres pero sí tuvimos abuelos".
Enrique Pulecio --

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.