Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/04/29 22:52

Caricatura, sexo y humor en la Filbo

Maitena, la reconocida artista argentina, habla este sábado en la Filbo sobre sus primeras creaciones eróticas: mujeres deseosas de sexo.

“Sex Humor” fue una de las revistas en las que comenzó su carrera como caricaturista. Foto: Archivo Maitena

“Dibujé estas historias entre mis 24 y 31 años, la mayoría de las veces de noche, a esas horas en las que la vida cotidiana duerme sin interrupciones”, así comienza Lo Peor de Maitena, el último libro de la caricaturista argentina que se convirtió, hace más de tres décadas, en fenómeno mundial por hacer del drama femenino una carcajada.

“Sex Humor” fue una de las revistas en las que comenzó su carrera como caricaturista. Esa etapa, en la que dibujó series eróticas llenas de humor, no solo le permitió fortalecer su talento, sino que además le ayudó “a tener el valor de contar las cosas como eran y perder la vergüenza”. Sin esto, quizás, no hubiera podido crear sus famosas colecciones de viñetas “Mujeres Alteradas”, “Superadas” y “Curvas Peligrosas”. Esos personajes que cautivaron a millones de lectores en el mundo por la franqueza con la que hablaban de sus peripecias cotidianas y evidenciaban esos mandatos sociales y culturales que encaminan la vida hacia determinada manera. “Hay muchas formas de ser madre o linda; de tener una pareja o familia”, asegura Maitena, quien durante más de dos décadas se dedicó a ironizar este tipo de realidades que se presentan constantemente en las sociedades patriarcales.

Esos sentimientos que invaden a las mujeres, y que son tan cotidianos, como la depresión, la tristeza, la inseguridad, el miedo, la ansiedad, quedaron plasmados, con auténtica mirada, en sus dibujos. “Me dediqué a mostrar lo que no funcionaba, lo que estaba mal, lo que todos queremos esconder”, puntualiza.

Si bien trabajar en medio de hombres y dejar en el papel sus vivencias más íntimas y personales, con excelente humor, le permitieron construir una carrera imparable, en la que vendió miles de libros, también terminó por agotarla.

En 2006, decidió tomarse un año sabático del que nunca regresó. Estaba cansada de ser esa construcción del personaje Maitena que trataba de ser “simpática, inteligente, genial, y que además tenía que estar linda y delgada”. El éxito, reflexiona, puede ser malo si uno se queda en esa zona de confort. Además, “cuando uno comienza a ganar mucho dinero, deja de ser una persona común y corriente y cambia lo que tiene para decir”.   

Estos últimos años se ha dedicado a escribir y a aprovechar el tiempo libre. Viaja y pasa tiempo con su familia. Sin embargo, continúa explorando su entorno. Ahora, anda sorprendida con la calidad de los libros que están publicando las editoriales pequeñas colombianas. Destaca, por ejemplo, el trabajo de La Silueta y el talento de la artista Power Paola. “Es fascinante -dice- me encanta su manera de contar su vida, país y cultura”.

Aunque en algún momento creyó que el libro de papel iba a desaparecer, ahora está convencida de que no. Quizás por esta y muchas otras razones decidió sacar sus historietas más antiguas y volverlas un libro lleno de erotismo, de blancos y negros, que le recuerdan esos años creativos en los que los lectores pensaban que Maitena era el apellido de un hombre.

Evento: Maitena y Vladdo en la Filbo: una explosión feminista. Sábado 30 de abril (4:00 pm – 4:55 pm). Salón: José Asunción Silva.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.