Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/10/2016 7:36:00 PM

‘Ascuas y azufre’, una comedia sobre la corrupción

La nueva obra de teatro de Juan Diego Arias y Diego Barragán presenta una crítica al sistema judicial del país a través del humor.

La nueva comedia jurídica de Juan Diego Arias, que se presentará hasta el 28 de mayo en el Teatro Libre de Bogotá, sede Candelaria, logra que los colombianos puedan reírse de sí mismos pero también lleva al espectador a cuestionarse acerca de la manera de llevar el sagrado corazón de Jesús en el alma y al mismo tiempo ser capaces de recibir el soborno. ¿Qué hacemos con este país? ¿Qué hacemos con el cáncer de la corrupción? Son unas de las preguntas que se pueden hacer aquellos que vean Ascuas y azufre.

En la historia siete hombres han sido asesinados. Se sospecha que la constructora Luis Ernesto Bautista y compañía está involucrada pues estas personas habían invadido uno de sus lotes. El doctor Ulloa, un abogado rico y de renombre, está dispuesto a hacer lo necesario para que la empresa salga libre de cargos. Por eso, visita el despacho del fiscal Alberto Gálvez quien lo envuelve en un discurso delirante lleno de cinismo, rencor, amenazas y reflexiones sobre la justicia del país y los valores judeocristianos de la sociedad colombiana.

“La obra no tiene un plan político definido ni da una respuesta única o una solución a una problemática (la justicia, la corrupción, etc.); solo la plantea e intenta mostrarla desde distintos puntos de vista”, afirma Arias, literato de la Universidad de los Andes y profesor de Historia del Arte en el Departamento de Arte Dramático de la Universidad Central.

Según el director de Ascuas y azufre, Diego Barragán, en la historia se ve reflejado el conflicto que tienen muchas personas: Estar en medio de una sociedad con leyes excelsas y valores cristianos que no tienen nada que ver con la realidad de un país donde el tramposo tiene más oportunidades que una persona honesta.

Aunque el autor busca ante todo que los espectadores se diviertan, también explora a través del personaje del fiscal la desazón que muchos colombianos sienten al verse rodeados de engaño, inseguridad, corrupción y desigualdad. Arias cree que estos dos personajes están movidos por motivos que, “posiblemente, todos aquí cargamos y compartimos. Ellos son la representación del peso que se siente cuando se vive en este país”.

El abogado es interpretado por Jorge Plata, cofundador del Teatro Libre, director del Departamento de Arte Dramático de la Universidad Central y responsable de versiones y adaptaciones de montajes como La Orestiada o La comedia de las equivocaciones. Junto a él está Jeyner Gómez quien le da vida al fiscal. Jeyner es egresado de la Escuela del Teatro Libre de Bogotá en 2008. Participó en producciones como Oliver, La más grande historia jamás cantada y Tributo a Michael Jackson.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.