Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/28/1994 12:00:00 AM

ATRAPADO POR SU PASADO

Al Pacino vuelve al papel de mafioso, pero esta vez con ganas de rehabilitarse.

NADIE CREIA que Carlito Brigante se rehabilitaría. Condenado a 30 años de prisión por los delitos de asesinato y tráfico de drogas, había conseguido que su pena se rebajara a cinco años. Y quedó libre, dispuesto a llevar una vida honesta. Pero una cosa es tener la intención y otra, ejecutarla. Sobre todo cuando se ha pertenecido al bajo mundo del hampa.
El director, Brian de Palma, conocido por Los intocables, retorna al género de gangsters luego de haber fracasado con su última película de suspenso, Demente. En esta ocasión ha contado con Al Pacino, bien experimentado en este tipo de trabajos desde Scarface, para llevar a la pantalla Atrapado por su pasado (Carlito's Way).
La historia se desarrolla en los barrios bajos de Nueva York, en 1975, época en que el negocio de la cocaína está apenas arrancando. Abundan los aprendices de cabecillas que quieren hacerse respetar. Uno de ellos es John Leguízamo, el actor colombiano cuyas apariciones en cine son cada vez más frecuentes. Pacino es Carlito Brigante, el ex convicto en vías de recuperación y en torno de quien gira la trama. Aunque su caracterización es natural y adecuada al personaje, a veces parece una interpretación ejecutada de memoria, sin variaciones ni singularidades con respecto a sus anteriores trabajos. En contraste, Sean Penn produce uno de sus mejores papeles, como abogado de Carlito. Penn, casi irreconocible a la vista, es un penalista débil que sucumbe a la tentación de los negocios ilícitos.
La película está construida en flashback, en el estilo depurado de De Palma, con cámaras lentas y secuencias ingeniosas. Algunas de ellas hacen clara alusión a Los intocables.
Atrapado por su pasado no será recordada como una de las mejores del género, pues en un tema ya saturado De Palma no alcanza a independizarla de producciones anteriores. Pero el buen ritmo de la cinta y la participación de Al Pacino la hacen atractiva.

EL PEQUEÑO GIGANTE
HACE POCOS MESES TERMINO EN Los Angeles el rodaje de la película Renaissance Man", con la cual Danny de Vito intentará reivindicarse ante el público. después de su inadvertido trabajo como pinguino en Batman vuelve y del fracaso de Hoffa, al lado de Jack Nicholson.
La encargada de que todo resulte bien es Penny Marshall, la conocida comediante estadounidense que ha sorprendido como directora por sus exitosas películas Big (con Tom Hanks), Despertares (con Robert de Niro) y Un equipo muy especial (con Geena Davis).
En la nueva cinta, De Vito hace el papel de un alto directivo publicitario que inesperadamente pierde su puesto. La solución al problema será convertirse en profesor de literatura. Así, de la mano de Marshall, el pequeño actor intentará colocarse en la lista de los comediantes más cotizados de Hollywood.

HABIA UNA VEZ UN CRIMEN
Ni James Beluschi pudo salvar esta comedia del aburrimiento.
UN MISTERIOso crimen cometido contra una dama adinerada de Montecarlo, en el principado de Mónaco, originará toda una serie de malos entendidgs que sólo se aclararán, como es obvio, al final.
Se trata de la comedia Había una vez un crimen, producida por Dino de Laurentis con un reparto encabezado por Ornella Mutti, Giancarlo Ciannini y James Beluschi.
Una pareja estadounidense en vacaciones, un apostador empedernido, un atrevido seductor y dos despistados cazadores de recompensas, se veran involucrados, sin remedio, en este descabellado caso de asesinato que se va enredando cada vez más y más en la medida en que se desarrolla la cinta.
Sin embargo la película carece de tensión y de lógica. No hay manera de conjugar los elementos para que se logre la credibilidad necesaria en producir humor, a pesar del esfuerzo de Beluschi por aportar lo mejor de su repertorio en una comedia acartonada y sin vida, aburrida en su presentación.
La únicas sorpresas son la reaparición de Ornella Muti, pero al mismo tiempo, su insulsa interpretación. Dramático contraste, si se recuerda que ella misma ha sido protagonista de películas como El camino de Swann.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.