Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/24/1983 12:00:00 AM

AUTO-RETRATO

Bolivar visto por Bolívar en 138 páginas

"Bolivar habla de sí mismo ", editado por: Poligrupo Comunicación. Prólogo de Vicente Pérez Silva, Bogotá, 1983; 138 páginas.
Una de las facetas más interesantes del Libertador se muestran en sus autorretratos escritos, sin ánimo de trascenderlos a otra cosa que a mostrar a sus coetáneos sus intenciones desprovistas de interés por la vida material, su afán por entregarse a la causa de la Emancipación, "Yo soy más generoso que nadie con mis amigos, y con los que no me hacen daño; y soy terrible con aquellos que me ofenden", dice para señalar los rasgos de su carácter apasionado y sincero. Sus estados de ánimo en plena guerra de Independencia lo muestran "sumergido en un piélago de confusión y dificultades; siente que "el congreso y el pueblo peruanos han creído queyo tengo el hilo del laberinto de Creta y que, como Teseo, saldré de él". La confianza total y absoluta de los americanos en su capacidad le hace exclamar "Cuánto se engañan estos señores".
Muy diferente al héroe infatuado que se veía en Europa y que se ha intentado hacer pasar como la imagen típica de Bolívar, exclama de pronto: "Yo no tengo sentimientos personales jamás.
Mis cóleras pertenecen a los relámpagos que pasan con ellas".
Para defenderse de la calumnia de Santander en el sentido de juzgarlo un ignorante, Bolivar invoca a sus maestros Rodríguez y Andrés Bello, "ciertamente que no aprendí la filosofía de Aristóteles, ni los códigos del crimen y del terror", pero manifiesta haber leido como el que más a Locke, Condillac, Berthelot, y los clásicos.
Al exigirle sus conciudadanos mayores sacrificios, señala: "Dudo que haya derecho para exigirme que expire en el suplicio de la cruz"... "Aquí tienen mi confesión general en propósito de la enmienda; Santander se encargará de la de mis pecados. Podrá darse más penitencia? Creo que no... "
En 1830, ante la inminencia de su muerte deja un último aliento en la expresión: "Yo estoy resuelto a irme de Colombia, a morir de tristeza y de miseria en los países extranjeros. ¡Ay! mi aflicción no tiene medida, porque la calumnia me ahoga como aquellas serpientes de Laconte". Además de la literatura griega y latina, pasa por estas páginas todo el recorrido introspectivo de un guerrero que afronta sus adversidades con tesón. -
Libardo González-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.