Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1997/06/16 00:00

AZUCAR AMARGA

Un documento de denuncia sobre la realidad cubana vista por los exiliados en Miami.

AZUCAR AMARGA

Director: León Ichaso
Protagonistas: Miguel Rodríguez, Mayte Vilán, Larry Villanueva, Rene Lavan
Quierase o no, gran parte del cine latinoamericano sigue teniendo un fuerte cariz político, y a las denuncias sobre las atrocidades de las dictaduras en Chile y Argentina les han sucedido ahora las que intentan desnudar la verdadera realidad del pueblo cubano después de la revolución.
El más reciente ejemplo es la película del director León Ichaso, Azúcar amarga, una cinta de abiertas intenciones anticastristas cuyo propósito principal es dar la voz de alarma sobre la descomposición social y moral a la que ha llegado la esperanzadora revolución liderada por Fidel Castro de la cual surgiría el hombre nuevo.
Y es precisamente ese hombre nuevo el que se propone describir Ichaso a través de su personaje principal, Gustavo, un ferviente seguidor de la revolución que, sin embargo, termina desmoralizado ante una realidad mucho más pesada que sus ilusiones. Por Azúcar amarga desfilan los grandes problemas de la isla denunciados por quienes han logrado salir de ella: el crecimiento de la prostitución, el desencanto laboral, la desmotivación juvenil, la segregación a los enfermos de sida y, lo más preocupante para muchos detractores del régimen: la venta de la isla a inversionistas extranjeros para generar toda clase de lujos y excesos para los turistas que no pueden disfrutar los propios pobladores de la isla. Según lo deja entrever Ichaso en su película, Cuba está volviendo lentamente a ser lo que era antes: un paraíso para los extranjeros en medio de una galopante injusticia social.
Independientemente de su posición política, que puede ser aceptada o rechazada por el espectador, lo cierto es que el director termina construyendo su filme en función de la denuncia en detrimento de la propia historia, un ligero drama de amor que sólo encuentra su justificación en el panfleto político.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.